Horrach: "Considero que mi etapa tenía que terminar"

  • El fiscal anticorrupción del caso Nóos, que ha confirmado que deja el Ministerio Público para dedicarse a la abogacía, insiste en la inocencia de la infanta Cristina en el caso.

Comentarios 2

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha asegurado mantener su postura jurídica respecto a la Infanta Cristina, cuya inocencia defiende en el marco del caso Nóos, y ha recriminado el hecho de que se instalase "un prejuicio en la sociedad" en torno a la exduquesa y que "continúa hasta ahora". De ahí que, ha lamentado, la ciudadanía "lleve años cuestionando mi credibilidad". 

Así lo ha puesto de manifiesto a los medios tras anunciar que dentro de dos meses -hasta el 1 de septiembre como máximo- prevé abandonar el Ministerio Público para "descansar" y, posteriormente, dedicarse a la abogacía. 

Ha señalado así que no esperará a que el tribunal que se ha encargado de juzgar el caso Nóos dicte sentencia -lo que se espera hacia finales de año- puesto que entre los previsibles recursos contra la misma y la posterior resolución del Tribunal Supremo supondría entrar en "un círculo sin fin". De hecho, ha abundado en que una renuncia "no puede estar condicionada a la finalización de determinados asuntos". 

Respecto a los numerosos escritos que ha presentado a lo largo de su trayectoria y especialmente en la anterior causa, ha afirmado que "una cosa es el tono" empleado en ellos -ha sido criticado en ocasiones por su dureza- y "otra el contenido", que ha aseverado seguir manteniendo puesto que "es por lo que he apostado jurídicamente". 

El fiscal, quien fue nombrado en marzo de 1993 Abogado Fiscal de la Adscripción Permanente de Ibiza y, en 1994, designado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, ha negado que la decisión de dejar el Ministerio Público se deba a su papel en el caso Nóos, sino que se trata de un "cambio de ciclo: Considero que mi etapa tenía que terminar. Era necesario".

Afirma sentirse "liberando"

De hecho, ha asegurado sentirse "liberado" ante el cúmulo de casos que se agolpan a sus espaldas, más de sesenta causas de corrupción en las que se ha volcado y que confía en que "hayan sido ejemplarizantes para la ciudadanía". "Mi decisión está muy meditada y también ha sido consensuada con la familia", ha recalcado. 

Horrach ha subrayado que su trayectoria como fiscal ha sido "muy enriquecedora", con "muchas luces y algunas pequeñas sombras". Es el caso Nóos, ha manifestado, el que ha vivido "más intensamente" y en el que "más críticas" ha recibido, algunas de las cuales "he aceptado más alegremente y otras no tanto". 

El fiscal ha apuntado que durante estos meses se volcará en finalizar, junto al juez José Castro, algunas de las piezas del caso Palma Arena que quedan pendientes así como en presentar escrito de acusación por otras tantas, como en el caso Over Marketing, considerada la ramificación de la trama Gürtel en Baleares. También se centrará en el caso Son Espases -a cuya prórroga, acordada por Castro por un año, se opone-, y en una causa de corrupción urbanística abierta en Menorca.    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios