Las diferencias entre Iglesias y Errejón se acentúan

  • El líder de Podemos pide a sus parlamentarios ser activistas, mientras que el número dos apuesta por demostrar "solvencia y madurez".

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón Pablo Iglesias e Íñigo Errejón

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón / EFE

Comentarios 1

Los militantes de Podemos ya pueden comparar negro sobre blanco las diferencias que existen entre las estrategias políticas que defienden los dos principales dirigentes del partido, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, quienes han puesto sobre el papel los puntos que les alejan y los que les acercan.

Ambos han elegido el mismo día para presentar el borrador del documento político que pretenden llevar a la Asamblea Ciudadana de febrero y que ahora entra en fase de debate y recogida de aportaciones.

Iglesias, convencido de que Podemos ya no puede ser el mismo partido que surgió hace tres años y debe estar presente en el todos y cada uno de los "conflictos sociales", llega a esta etapa con la intención y la voluntad de lograr la unidad e integración de todos los sectores de Podemos.

Y Errejón lo hace con la pretensión de convencer de que hay que volver al Podemos original, que deje atrás las etiquetas izquierda-derecha, que recupere la línea de una fuerza patriótica popular, le hable a la gente sin preguntarle de dónde viene y que no se arrincone en la izquierda.

El plan del secretario general de cara a Vistalegre II es toda una estrategia para "ganar" las elecciones en 2020: trabajar "a la ofensiva" con diputados que no sean políticos sino "activistas institucionales" y que mantengan la tensión en la institución y en la calle canalizando la lucha social.

De esta forma, el documento de Iglesias, titulado "Plan 2020: ganar al PP y gobernar España", se fija la meta de llegar a La Moncloa, prepararse para gobernar y en el camino, revalidar las victorias en los ayuntamientos del cambio y ampliarlas a más municipios y comunidades autónomas que tienen elecciones en 2019.

Con la previsión de una legislatura larga porque no cree que el Gobierno sea "tan débil", Iglesias es partidario de que Podemos vaya adquiriendo rodaje para "la toma" del poder, y para ello quiere diseñar dentro de Podemos "un Gobierno en la sombra", al estilo inglés: un grupo de perfiles políticos y técnicos que trabajen ya en las políticas públicas de un futuro Ejecutivo.

Propuesta que choca con los planes de Errejón, quien ya ha dicho que su apuesta es demostrar "solvencia y madurez" en el Parlamento más que por poner "cargos ficticios" a personas concretas.

En contra de lo que afirma Iglesias, Errejón mantiene que nos encontramos ante un Gobierno del PP "débil" y que Podemos debe aprovechar la crisis del PSOE para liderar una nueva mayoría.

Frente a quienes abogan por "cavar trincheras" y encerrarse en la protesta, defiende la necesidad de pasar a la ofensiva y dar un paso adelante.

Así lo expresa el borrador de su documento político, que señala que la próxima Asamblea Ciudadana debe servir para "corregir el rumbo de los últimos meses", abandonar el "folclore", los golpes de efecto y la "inmadurez", volver a disputar el "sentido común" y recuperar la iniciativa política sin arrinconarse en la izquierda.

"No necesitan domesticarnos, les basta con arrinconarnos y dejarnos una cómoda y folclórica existencia en la esquina izquierda del tablero, fuera e impotente ante su reconstrucción del sistema", señala el texto que los 'errejonistas' presentan desde la plataforma "Recuperar la ilusión" con el título "Desplegar las velas: un Podemos para gobernar".

Quieren ser útiles ya en las instituciones y demostrar que son capaces de presionar al Gobierno, "liderar acuerdos" e instalar temas en la agenda nacional desde su actividad parlamentaria.

Pero Iglesias prefiere no centrar el trabajo de Podemos sólo en la institución, y aboga por hacer frente al PP y a sus aliados también en los movimientos sociales y en la calle.

Entiende que la acción parlamentaria de Podemos debe ser una "demostración de fuerza" que les presente como una alternativa real de gobierno y llama a superar el orden institucional actual.

Sostiene que no basta con contar con diputados y portavoces y con un buen discurso que conecte con las necesidades de la mayoría, sino que su voz debe llegar a cada barrio.

Sus cargos públicos, señala Iglesias, deben ser "activistas" y estar en todos y cada uno de los conflictos.

En lo organizativo, apuesta por que las decisiones más importantes se sometan a la votación de las bases, aspira a un Podemos con 100.000 militantes y 1.000.000 de inscritos, unido y plural y llama a evitar divisiones en "familias, clanes y baronías".

Una vez conocidas sus propuestas, y las de Anticapitalistas -presentadas ayer-, los documentos llegan al periodo de debate.

Iglesias espera que militantes y dirigentes ayuden a mejorar su proyecto y Errejón arranca mañana una ruta para recabar las opiniones de las bases antes de redactar los documentos definitivos.

El secretario general ha anunciado que tiene intención de convocar a una reunión a 'errejonistas' y 'anticapitalistas' a partir del próximo día 20 para tratar de buscar la unidad.

Cree que el llegar a un punto de encuentro es posible, pero Errejón advierte de que sólo habrá acuerdo si hay cambio de rumbo.

más noticias de ESPAÑA Ir a la sección España »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios