El PP catalán y el valenciano hacen frente común sobre el problema del agua

  • La Generalitat levanta las restricciones hídricas y aborta el trasvase del Ebro

Comentarios 2

El PP valenciano y su homólogo catalán suscribieron ayer un documento que recoge los "problemas comunes" sobre agua, financiación autonómica e infraestructuras, que el "Gobierno socialista no está afrontando debidamente" y en el que se plasman los "intereses compartidos". En relación con el problema del agua, en el texto, se reclama específicamente la interconexión de los sistemas hídricos del Ebro y del Ter-Llobregat, para garantizar el suministro de agua a Barcelona y su región metropolitana y se señala que "igual que Barcelona, muchos municipios de la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería necesitan agua y que el Gobierno tiene que garantizar que todos los ciudadanos de estas comunidades tengan acceso a ella". Para ello, el documento añade que el agua tiene que venir "de allí donde haya excedentes disponibles y así paliar la fata de recursos de las cuencas deficitarias".

Asimismo, apoyando el trasvase a Barcelona, se especifica que el trasvase de agua del Ebro a la capital catalana "no ha de ser un caso aislado, sino que se ha de producir siempre que haya una necesidad y allá donde sea necesario, contemplando en todo momento las actuaciones relativas al Plan Integral del Delta del Ebro".

Mientras tanto, los habitantes de la área metropolitana de Barcelona, donde residen 5,5 millones de habitantes, pueden a partir de hoy volver a llenar piscinas, regar jardines y lavar sus coches después de que la Generalitat levantara ayer las restricciones por la sequía, que se mantienen solo en los 49 municipios de la cuenca del Muga. El Ejecutivo autónomo acordó ayer reducir el nivel de alerta por sequía -de la excepcionalidad 2 a la 1- en la zona abastecida con el agua del sistema Ter-Llobregat, después de que, tras el mayo más lluvioso en treinta años, los embalses hayan alcanzado casi

En rueda de prensa, el consejero catalán de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, aseguró que la Generalitat pedirá de inmediato al Gobierno que derogue el próximo viernes el real decreto que posibilita la prolongación del trasvase del Ebro a Barcelona dada la nueva situación.

El conseller insistió en varias ocasiones en que, una vez sin efecto la construcción de la tubería que debía traer agua del trasvase del Ebro, no existe ningún proyecto para interconectar las redes hídricas de Tarragona y Barcelona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios