El PP pide la dimisión a su edil de Burgos que gastó más 200.000 euros en internet con el móvil municipal

  • El alcalde ya lo cesó como titular de Nuevas Tecnologías, pero sigue en el Ayuntamiento como concejal liberado. La compañía no tuvo en cuenta la tarifa plana y debía haber facturado 5.000 euros.

El presidente del PP de Burgos, César Rico, ha pedido la "dimisión inmediata" del ex concejal de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Burgos Eduardo Villanueva del mismo partido, por su "conducta reprobable" en el uso de una tarjeta de datos municipal que generó una factura de 207.000 euros. En rueda de prensa, Rico, que ha criticado la "falta de transparencia" de Villanueva y ha considerado que las explicaciones que ha dado "no son ni mucho menos convincentes", también ha puesto en duda que utilizara la tarjeta de datos en el desarrollo de sus competencias como concejal. Además, ha señalado que Villanueva no tenía órdenes del partido para utilizar la citada tarjeta de datos que tuvo picos de actividad en periodo electoral.

El presidente de los populares burgaleses ha exonerado además al alcalde, Javier Lacalle, quien ha asegurado que no conocía las facturas, y ha señalado que Villanueva "no ha sido claro" ni con el partido ni con el equipo de gobierno que se han enterado de muchas de las cosas por los medios de comunicación. Rico ha manifestado su deseo de que presente su "dimisión inmediata" y entregue el acta como concejal del Ayuntamiento de Burgos. Eduardo Villanueva fue cesado ya por el alcalde el 17 de octubre de sus responsabilidades como concejal de Nuevas Tecnologías pero, hasta la fecha, sigue como concejal liberado, es decir que cobra un sueldo.

El edil investigado justificó este miércoles en rueda de prensa su consumo de datos arguyendo "rutinas" propias de su condición de Ingeniero de Telecomunicaciones. Un informe de la secretaria general del Ayuntamiento, solicitado por el alcalde, concluyó que el uso de la tarjeta había sido "inapropiadamente elevado" aunque no pudo determinar los fines para los que se empleó. Además, este informe recogió que la facturación inicial de 207.000 se debió a un error de la compañía telefónica que no tuvo en cuenta la tarifa plana y cobró los datos a precio ordinario, factura que ya se ha corregido y quedado en 5.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios