PSOE y PP empatan en intención de voto

  • Aunque no consigue el aprobado, Zapatero sigue siendo el líder mejor valorado, casi un punto por encima de Rajoy.

Comentarios 8

La crisis no ha conseguido romper las tablas entre PSOE y PP, que continúan empatados en estimación de voto. Así lo revelan los datos del barómetro de octubre presentados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que señalan que si en estos momentos se celebraran elecciones, ambas formaciones obtendrían idéntico porcentaje de votos: el 39,7 por ciento. En el último barómetro con intención de voto, publicado en julio, PSOE y PP también mantenían un empate técnico, pero con una ventaja de dos décimas a favor de los socialistas. Lo que sí mantiene Zapatero es su ventaja personal sobre Rajoy, ya que el presidente del Gobierno sigue siendo el líder mejor valorado con una media de 4,73, frente al 3,88 que consigue el líder del PP.

La encuesta del CIS se realizó durante los primeros días de octubre, en plena crisis financiera mundial, con el paro disparado y con el Gobierno haciendo juegos malabares para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, unas cuentas que el PP definió como los presupuestos del "paro y déficit". Circunstancias bastante adversas para el Ejecutivo que no han servido para romper el empate entre PP y PSOE. 

En las elecciones generales de marzo, el PSOE y el PP obtuvieron el 43,6 y el 40,11 por ciento de los votos, respectivamente. Una ventaja que los socialistas dilapidaron en junio, donde la encuesta del CIS sobre intención de voto reveló un empate técnico con los socialistas, tan sólo dos décimas por encima de los populares, con un 39,5 y un 39,3 por ciento, respectivamente. Y según los datos de octubre, en plena crisis el PP no consigue despegarse y la igualdad permanece, pero ahora el empate es total y absoluto y ambas formaciones recibirían el 39,7 por ciento de los votos. Un porcentaje que supone una subida de dos décimas para el PSOE y de cuatro décimas para el PP con relación al sondeo de hace tres meses.

Y eso que la mayoría de los españoles, más de un 34 por ciento, juzgan la actuación del Gobierno ante la crisis como "mala" o "muy mala", mientras que tan sólo el 20 por ciento cree que su gestión ha sido "buena" o "muy buena". Pero el PP tampoco sale muy bien parado del CIS de octubre, ya que sólo un 12,7 por ciento cree que su labor de oposición es "buena" o "muy buena" frente a casi la mitad, un 46,6 por ciento que la define como "mala" o "muy mala". 

De hecho, de los 16 temas (entre los que están economía, igualdad, terrorismo, educación o medio ambiente, entre otros) en los que se les pregunta a los encuestados quién está más capacitado para gestionarlos, si el Gobierno o el PP, en ninguno de ellos el principal partido de la oposición genera más confianza a los ciudadanos que el Ejecutivo. Que el PP de Rajoy no engancha también lo demuestra la nueva pregunta introducida en el CIS de octubre, que revela que el PP es el partido que genera más rechazo, con un 27,7 por ciento de los encuestados que asegura que nunca le votarían, una cifra que en el caso del PSOE se queda en el 10 por ciento.

Además, y a pesar de verse lastrado por la crisis y cosechar su peor nota, Zapatero sigue siendo el líder mejor valorado por los españoles, rozando el aprobado con una calificación media de 4,73, aunque genera desconfianza en más del 62 por ciento de los entrevistados. Rajoy logra una nota de 3,88 puntos, una décima menos que tres meses antes y generando desconfianza en el 78 por ciento de los encuestados. El líder del PP se sitúa por delante de Josep Antoni Duran i Lleida (CiU) y Gaspar Llamazares (IU), con 3,26 y 3,11 puntos, respectivamente. 

En cuanto a la calificación de los ministros, la gran triunfadora es la titular de Defensa, Carme Chacón, que con una calificación de 5,17 es la que logra mejor nota, por encima que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, que se tiene que conformar con el segundo puesto, con un 5,1. El tercer lugar es para el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que se sitúa justo por encima del aprobado con un 5,03.

A quién sí parece que la crisis ha pasado una buena factura es al vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, que tradicionalmente ha ocupado los primeros puestos de la clasificación pero que ahora cae hasta la mitad de la tabla con una calificación de 4. La última de la lista sigue siendo la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que, además de cerrar la clasificación con una nota de 3,65, es una perfecta desconocida para seis de cada diez españoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios