Piden que se investiguen los presuntos malos tratos a los solicitantes de asilo kurdos

  • La Comisión Española de Ayuda al Refugiado ha pedido la apertura de una investigación.

La CEAR, que ha informado de estos hechos al ministerio del Interior y al Defensor del Pueblo, quiere que se abra una investigación exhaustiva de las causas de los hematomas que presentan estas cinco personas en distintas partes del cuerpo.

Estos supuestos malos tratos fueron puestos en conocimiento del juzgado de instrucción número 4, que "sin escuchar a los extranjeros archivó mediante auto las denuncias", aduciendo que en ellas "no constaban lesiones en los agentes de policía y las de los ciudadanos sirios revestían carácter de autolesiones", indicó CEAR, que calificó esta decisión de "cúmulo de despropósitos".

Según CEAR, estas personas llegaron a Barajas el pasado jueves y, aunque no pronunciaron la palabra "asilo", comunicaron a los agentes policiales que "son sirios y sus vidas corren peligro en su país, ya que son perseguidos políticos", pese a lo que fueron enviados a la sala de rechazados.

Por su parte, fuentes aeroportuarias han comentado que este grupo, integrado por tres hombres y dos mujeres "con pasaportes ilegales de Siria", llegó a Barajas en tránsito desde Egipto y no embarcó en el avión en el que tenían previsto continuar el viaje.

En la tarde del jueves, los agentes policiales solicitaron la ayuda de un traductor de turco-kurdo, al que estas cinco personas no entendieron, lo mismo que sucedió posteriormente con el de sirio-kurdo, manifestaron las fuentes.

CEAR manifestó que los incidentes se originaron al solicitar uno de los tres hombres ayuda médica para una de las mujeres que "está embarazada y sufrió un desmayo", mientras que las fuentes aeroportuarias comentaron que los solicitantes de asilo se pusieron nerviosos porque tenían miedo de hablar con los intérpretes y pensaron que iban a ser devueltos.

A consecuencia de los incidentes, un vigilante de seguridad privada de Barajas terminó con un dedo roto y otro con lesiones en un hombro, además de varios policías contusionados, señalaron las fuentes, que aseguraron que el viernes, finalmente, estas cinco personas pidieron asilo con la ayuda de un traductor de kurdo.

CEAR ha explicado que la Oficina de Asilo y Refugio no admitió a trámite la petición de asilo, por lo que el lunes se presentó un reexamen del caso, que previsiblemente será resuelto mañana.

Los cinco kurdos permanecen en la denominada "sala 4" del aeropuerto madrileño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios