Rajoy se agarra al empleo para evitar el "torpedo" de PSOE y C's

  • El líder del PP, en modo campaña, promete una jornada laboral hasta las 18:00 y el horario de Portugal.

Comentarios 1

Lleva al frente del país 1.566 días, uno detrás de otro, desde que el 20 de diciembre de 2011 fuese investido presidente del Gobierno y ahora mantenga el sitio aunque sea con el apellido en funciones detrás. Juanma Moreno, el líder del PP andaluz, auguró ayer, al presentarlo en la clausura del acto en Sevilla, que pronto se evaporará el añadido y seguirá siendo presidente del Gobierno a secas. Mariano Rajoy dispone de 29 días para lograrlo, pues en caso contrario, habrá elecciones generales. El presidente del Partido Popular desplegó su arsenal económico en el cierre de la Convención del Pacto por los Servicios Sociales, uno de los cinco bloques que irá desarrollando el dirigente gallego por varios puntos de España.

Con el PSOE y Podemos tratando de llegar a acuerdos y con la cita inminente entrambos junto a Ciudadanos, se esperaba un Rajoy más contundente y firme en esta suerte de mitin de campaña desarrollado en hotel enfrente de Capitanía General. Pero, fiel a su condición serena, no se salió del guión y remarcó machaconamente las bondades acaecidas gracias a las políticas económicas puestas en marcha por su Gobierno desde 2011. "Se cambia lo que no funciona y lo que funciona, no. El pacto de investidura del PSOE y Ciudadanos es un torpedo contra la línea de flotación de para la creación de empleo en España. Por eso el PP votó en contra y no va a entrar ahí nunca", dijo Rajoy con énfasis.

"No vamos a apoyar nunca un programa que quiere que España vuelva a la situación de 2011 al borde de la quiebra y del rescate", advirtió, insistiendo asimismo en que hay que continuar con las reformas impulsadas por el PP y que quieren derogar socialistas y C's, porque son "la única manera de garantizar las pensiones y los servicios públicos".

Rodeado por la plana mayor del partido -excepto Soraya Sáenz de Santamaría-, el presidente del PP se afanó en su discurso de cerca de tres cuartos de hora en ensalzar las medidas que impidieron que España se viera sumida en el caos económico antes de atizar a sus adversarios políticos porque se centran en lo "irrelevante" y porque nunca había visto "tantas ruedas de prensa, fotos, repetición de fotos, entregas de libros, reuniones, tantos dimes y diretes y tantas comedias de enredo, comedias en las que el Partido Popular no va a participar".

Ahora bien, sí dio algunos titulares en forma de propuestas siempre y cuando él lidere el Ejecutivo de la undécima legislatura al anunciar que su intención es promover un acuerdo político y con los agentes sociales para que "la jornada laboral, con carácter general, finalice a las 18:00", aunque sin dar más detalles al respecto. En sus planes futuros para el país, explicó, pasa cambiar el huso horario para que España tenga el mismo que Portugal y el Reino Unido, crear un banco de horas en las empresas para que los padres puedan conciliar, impulsar un sello con incentivos fiscales para las empresas que tengan guarderías o faciliten el teletrabajo y ampliar 10 días el permiso de paternidad para los padres o hijos con alguna discapacidad.

Antes de dar por zanjada la cita, en la que hubo varias mesas redondas para abordar temas de calado social, Rajoy aplaudió la decisión de Alberto Núñez Feijóo de presentarse por tercera vez como candidato a la Xunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios