Rajoy promete apoyar a Zapatero ante la crisis aunque "no diga la verdad"

  • El líder del PP combina su habitual dureza con la política de la mano tendida y acusa al Gobierno de "equivocar las prioridades" · Blanco contesta que el alarmismo es una "excusa para justificar recortes"

La actual situación económica centró de nuevo el discurso del presidente del PP, Mariano Rajoy, que ayer reiteró sus críticas al Ejecutivo central, al que animó a "coger el toro por los cuernos" y decir la verdad sobre la crisis. El dirigente gallego ofreció al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, su "apoyo leal", aunque advirtió que éste "equivoca las prioridades". Sin embargo, estas supuestas buenas intenciones recibieron las críticas del vicesecretario general del PSOE, José Blanco, que acusó al líder de los populares de "generar alarma social para luego justificar los recortes" y frenar los avances sociales.

Rajoy acudió a la clausura del Campus de la FAES en la localidad madrileña de Navacerrada y, desde allí, criticó la gestión gubernamental de la crisis. Auguró que se agudizará el receso económico y denunció que el gabinete de Zapatero "falseó" los datos antes de las elecciones generales y hoy "sigue sin ser sincero al describirla". "Los hechos son los que son y los indicadores son alarmantes", agregó, poniendo como ejemplos la destrucción de 100.000 puestos de trabajo en medio año y la disminución del consumo. La crisis, a su juicio, "está afectando a todos los sectores y a todas las capas de la sociedad", mientras el Ejecutivo optar por "esconderse". Rajoy insistió en que hay que "coger el toro por los cuernos" y trabajar "codo con codo" para salir del bache.

Como solución, el presidente del PP exigió que las administraciones públicas prediquen con el ejemplo de la "austeridad" y sigan el camino de las familias y las empresas que "ya están apretándose el cinturón". Además, abogó por impulsar la unidad del mercado interior, estimular la defensa de la competencia, favorecer las políticas de ahorro energético, las infraestructuras, la formación o la innovación. "No se trata de inventar la pólvora, sino de hacer bien los deberes y profundizar en esta línea de trabajo", apuntó.

Frente a estas iniciativas, Rajoy reprochó la "preocupante" actitud del Ejecutivo, "más interesado en introducir debates artificiales que en hablar de los problemas económicos que preocupan a la gente". Se refirió a la laicidad, el aborto o la eutanasia y puntualizó que estos asuntos no van a "conseguir que se reduzca el pesimismo que está generando la crisis económica".

Blanco respondió en Granada -donde asistía a la clausura del congreso del PSOE-A- a las declaraciones llegadas en las últimas semanas desde el PP. Al contrario que Rajoy, aplaudió la gestión de Zapatero. En opinión del vicesecretario general socialista, Rajoy tiene la oportunidad de demostrar si tiene sentido de Estado "en lugar de buscar siempre la confrontación". "Vamos a ver si Mariano cambia y se aleja de Rajoy", ironizó con la misma frase que utilizó una semana atrás en el congreso federal del PSOE.

Blanco consideró que la última andanada de Rajoy representa "el mismo rostro y las mismas ideas retrógradas de siempre". En alusión a las propuestas socialistas respecto a las políticas sociales de futuro, el vicesecretario general aclaró que a muchos españoles sí les importan, al contrario que a Rajoy, "porque siempre la derecha tuvo la misma actitud, consistente en negarse a los avances sociales y al reconocimiento de nuevos derechos".

Blanco subrayó que el PP empieza de nuevo a "enseñar la patita" de partido "antiguo, antisocial y antifeminista" y criticó que Rajoy aporte "recetas" que únicamente pretenden "generar alarma social para luego justificar los recortes". A diferencia de los populares, explicó, el PSOE no va a acometer "recortes", sino que va a "garantizar más política social y protección".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios