Torres y Urdangarín piden expulsar a Manos Limpias del caso Nóos

  • La defensa de la infanta no se suma a la petición, aunque vería lógico que el fiscal lo solicitara a la Audiencia Nacional porque se trata de una "organización criminal".

La defensa de Diego Torres y Ana María Tejeiro, con la adhesión de los letrados de Iñaki Urdangarin y Mercedes Coghen, han pedido al tribunal que juzga el caso Nóos que expulse del procedimiento a Manos Limpias, que ejerce la acusación popular, porque persigue "intereses espurios". El letrado de Torres y su esposa, Manuel González Peeters, ha intervenido al final de la trigésima quinta jornada de la vista ante la Audiencia de Palma que deje fuera del procedimiento a Manos Limpias porque la Audiencia Nacional investiga el presunto intento de extorsión a la defensa de la infanta Cristina a cambio de retirar la acusación contra ella, que mantiene el sindicato en solitario.

Por su parte, la representación legal de la hermana del Rey, acusada de cooperación en dos delitos fiscales, no se ha sumado a la solicitud de expulsión, mientras que la Fiscalía, que se opuso en su momento a la personación de Manos Limpias, ha pedido al tribunal que recabe de la Audiencia Nacional información sobre los procesos abiertos contra el sindicato para analizar si procede apartarlo de la causa. La letrada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, ha rechazado la petición, ya que considera que representa a la persona jurídica sindicato Manos Limpias, que no está siendo investigada ni pesa sobre ella ninguna medida cautelar.

La magistrada que preside el tribunal, Samantha Romero, ha anunciado que la sala resolverá sobre la controversia cuando la analice, y ha advertido a la defensa de Torres de que le corresponde velar por el respeto a la presunción de inocencia frente a una solicitud hecha sobre la base de "una investigación embrionaria". "Parece que lo importante no es lo que sucede en esta sala sino lo que pasa fuera", ha dicho la magistrada, que ha insistido en que no existe "una sentencia firme de condena frente a nadie".

En su argumentación, González Peeters ha señalado que Manos Limpias se ampara en la figura de la acusación popular y se disfraza bajo un "pretendido interés general" pero en realidad practica "un acto de corte ilícito", como pondría de relieve la investigación de la Audiencia Nacional. El letrado ha hecho alusión a ocho resoluciones judiciales que avalarían su pretensión y ha apuntado que el ingreso en prisión del líder de Manos Limpias ordenado por el juez Santiago Pedraz demuestra la solidez de los indicios en los que basa su solicitud de expulsión.

Juan Segarra, que representaba en la sala los intereses de la infanta Cristina, ha rehusado sumarse a la pretensión de González Peeters porque la investigación está en un "momento embrionario" en el que prima la presunción de inocencia, un argumento que, con diferente exposición, también han sostenido la Abogacía del Estado y el resto de acusaciones excepto el fiscal Pedro Horrach. El acusador público no ha solicitado la expulsión de Manos Limpias del proceso, pero ha cuestionado su legitimidad y ha pedido al tribunal que recabe información tanto de la investigación sobre las presuntas extorsiones como de las referidas al "funcionamiento y la financiación del sindicato", para poder pronunciarse sobre si se adhiere a la petición de expulsión.

La defensa de la infanta no pedirá expulsar a Manos Limpias

Por su parte, el abogado de la infanta Cristina Pau Molins ha afirmado que pese al intento de extorsión por Manos Limpias no pedirán que sean excluidos del juicio, aunque vería lógico que el fiscal lo solicitara a la Audiencia Nacional porque se trata de una "organización criminal". En declaraciones a los periodistas, Molins ha dicho que no se adherirá a la petición del fiscal "porque a la infanta se le ha hecho mucho daño con este tema y no queremos que se cierre en falso, sino con una sentencia de absoluta inocencia".

"Otra cosa es que el fiscal de la Audiencia Nacional solicitara la suspensión cautelar de las actividades de Manos Limpias", ha dicho el letrado.Según Molins, si la Audiencia Nacional así lo decidiera, el tribunal de Palma tendría que atender entonces esa medida cautelar y Manos Limpias no podría ejercer la acusación, la única que se mantiene contra la infanta. "Entiendo que, lógicamente, el mecanismo de extorsión era a través de Manos Limpias y que es evidente la responsabilidad penal de sus dirigentes y, consecuentemente, de la propia organización, de la persona jurídica de Manos Limpias, y la acusación popular (contra la infanta) es de Manos Limpias, no de la letrada que está ahí sentada", ha agregado. Para Molins, lo importante es que quede clara la "absoluta ajeneidad de la infanta en la gestión de Aizoón". Doña Cristina, ha reiterado, "está exclusivamente imputada por la ahora ya sospechosa organización criminal Manos Limpias por la participación fiscal de su marido a través de Aizoón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios