Zapatero cita a los agentes sociales y el PP le acusa de "tapar la crisis"

  • El presidente del Gobierno sale al paso de las denuncias de pasividad convocando a empresarios y sindicatos la próxima semana · Garantiza que no se congelarán el salario mínimo ni las pensiones

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunirá el próximo 18 de junio en La Moncloa con sindicatos y empresarios para dar el pistoletazo de salida al diálogo social. Así lo anunció ayer el propio Zapatero durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en la que el líder del PP, Mariano Rajoy, acusó al Gabinete socialista de permanecer de brazos cruzados ante la crisis y el conflicto de los transportistas.

La economía fue la protagonista, por tercera semana consecutiva, de la pregunta del líder de la oposición al presidente del Gobierno y de la sesión de control. Zapatero respondió a las críticas sobre la falta de respuesta a la crisis anunciado la próxima reunión con los agentes sociales, que se suma a las "30 medidas económicas" aprobadas desde el inicio de la legislatura -incluidos los 6.000 millones de la deducción de 400 euros en el IRPF- , al tiempo que reiteró que el Gobierno mantendrá las políticas de mejora del SMI y las pensiones mínimas, y no las congelará, como hizo el PP, dijo.

Rajoy acusó a Zapatero de negar la crisis, minimizar sus efectos, echarle la culpa a otros y no hacer nada. Un mensaje que ya le había trasladado por la mañana el portavoz del PP en el Senado, Pío García Escudero, que le recriminó que esté más ocupado "en tapar la crisis que en solucionarla". Además, pidió al presidente que "deje de hacer de Nostradamus" con sus estimaciones sobre la mejora de la inflación, el euribor o el empleo, "porque cada vez que lo hace se equivoca, y suben el pan, el pollo y los huevos"

"Creen que los españoles nos chupamos el dedo", afirmó García escudero, a lo que Zapatero le respondió asegurando que la demostración de que no lo hacen está en el resultado electoral.

Zapatero, que evitó entrar en "el debate conceptual" sobre si la situación es de crisis o de "desaceleración acelerada" como le interrogó García Escudero, afirmó que el Gobierno ha adoptado medidas -el paquete de 10.000 millones de euros aprobado en el primer Consejo de Ministros que incluye los 6.000 millones de euros de la deducción de 400 euros en el IRPF-, acelerado las licitaciones de infraestructuras (7.000 millones de euros en lo que va de año) y facilitando la ejecución de vivienda protegida. "El Gobierno está tomando decisiones de calado que tendrán impacto en los próximos meses", afirmó, tras reiterar que seguirá adoptando iniciativas si la situación lo requiere.

La sesión de control en el Congreso vivió ayer un nuevo encontronazo entre la portavoz del PP en la Cámara Baja, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicepresidenta y portavoz, María Teresa Fernández de la Vega. La primera reprochó al Ejecutivo su escasa actividad desde que se inició la Legislatura, que se ha reflejado en un parón de los proyectos de ley que el Consejo de Ministros remite a la Cámara Baja. "Basta echar un vistazo al BOE; si no fuera por el capítulo de autoridades y personal, podrían convertirlo en una publicación semanal", ironizó. De la Vega se limitó a responder que si el PP quiere "arrimar el hombro" sabe dónde encontrar al Ejecutivo: "Arreglando los problemas de los españoles".

No se sabe si servirá de algo, pero el presidente del Gobierno puso ayer fecha a la publicación de las balanzas fiscales: el 15 de julio. El conseller de Economía de la Generalitat de Cataluña, Antoni Castells, celebró el "compromiso explícito" de Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios