Tres etarras participaron en el ataque al Juzgado de Paz de Sestao

  • Uno de los terroristas que colocaron la mochila-bomba ya ha sido identificado gracias a su elevada estatura

La bomba que ETA hizo estallar la madrugada del domingo en el Juzgado de Paz de Sestao contenía 5 kilos de cloratita y, según revelan los análisis realizados por la Ertzaintza, muy posiblemente estaba reforzada con otra sustancia para aumentar su poder destructivo. Además, el visionado de las grabaciones de las cámaras de seguridad del Juzgado apunta que en el atentado intervinieron tres miembros de la banda terrorista, dos que vigilaban y otro que colocó la mochila cargada con el explosivo a las puertas de la sede judicial. Uno de ellos, el que colocó la mochila, podría ser Jurdan Martitegi Lizaso, huido desde hace un año y que también habría perpetrado otros dos atentados recientes de ETA.

Las cámaras de seguridad de la sede judicial, orientadas hacia la puerta del edificio, captaron las imágenes de los tres etarras que perpetraron el atentado. En la grabación se observa a dos individuos merodeando por la zona y, posteriormente, como otra persona, "muy alta", con un gorro y a cara descubierta, coloca la mochila. Se sospecha que esta tercera persona podría ser Jurdan Martitegi, autor, junto a Arkaitz Goikoetxea, del atentado perpetrado el pasado 11 de noviembre en el Juzgado de Guecho y también del atentado del pasado mes de agosto contra el cuartel de la Guardia Civil de la localidad vizcaína de Durango. Martitegi Lizaso es un presunto miembro de ETA, huido desde hace aproximadamente un año, que ya ha sido detenido por la Ertzaintza con anterioridad en dos ocasiones por actos de kale borroka. La primera, en 1997, por participación en desórdenes públicos y la segunda, en 2000 por el ataque a una sucursal bancaria de Galdakao.

Pese a la magnitud de la explosión, que destrozó las grandes puertas de madera de la entrada del edificio y dejó un socavón de dos metros de profundidad, no hubo que lamentar daños personales, aunque los materiales fueron cuantiosos, no solo en el propio juzgado, sino también en los edificios cercanos.

Un total de 14 vecinos, cuyos negocios o viviendas se han visto afectados por la bomba pasaron a lo largo de la mañana de ayer por la oficina de atención a las víctimas abierta por el Ayuntamiento.

El alcalde de Sestao, el socialista José Luis Marcos Merino, explicó ayer que los daños "son menores de lo que se podía imaginar", debido a que la onda expansiva "entró hacia dentro del edificio".

El secretario general del PP, Ángel Acebes, consideró ayer "vergonzoso" que el alcalde de Sestao mantenga abierto un despacho en el Ayuntamiento a disposición de ANV, formación que no tiene representación porque su candidatura fue anulada, y exigió al PSOE que "actúe de inmediato". En rueda de prensa tras el Comité de Dirección del PP, Acebes volvió a condenar el atentado perpetrado por ETA contra el Juzgado de Paz de Sestao y señaló que el objetivo de la banda terrorista es "atemorizar, aterrorizar e imponer para conseguir sus objetivos a través del miedo, el tiro en la nunca o las bombas".

La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Rentería condenó ayer el ataque contra el domicilio de un concejal de EA de esta corporación y le expresó su apoyo "frente al fanatismo" de quienes intentan "amedrentar y coaccionar a la ciudadanía". En un texto aprobado con el apoyo de los portavoces de todos los partidos excepto de ANV, que se abstuvo, el consistorio condena tanto el atentado terrorista contra el Juzgado de Sestao como el lanzamiento de huevos, harina y mantequilla contra la vivienda en Oiartzun del concejal de EA Joxe Mari Burgos durante la medianoche del domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios