"Tenía ganas de devolver al público todo el cariño que me da siempre"

  • El torero alicantino asegura haber estado a gusto junto al mejor lote de la tarde en su tercer y último compromiso con Sevilla

Más que satisfecho salió ayer José María Manzanares del coso del Baratillo. El torero alicantino cortó dos orejas al segundo y quinto de la tarde respectivamente en la primera corrida con reses del hierro de Núñez del Cuvillo. Si el pasado sábado el diestro dejó una actuación sin pena ni gloria en el ruedo sevillano, en la decimotercera tarde de abono pudo disfrutar del mejor lote. Feliz por su triunfo, mostraba anoche las sensaciones de la corrida desde la habitación del hotel donde se alojaba. "Me he sentido bastante a gusto durante toda la tarde. Le tengo mucho cariño a Sevilla y para mí el festejo de hoy ha sido una recompensa. Tenía ganas de devolver al público todo el cariño que me da siempre", aseguraba.

El primer astado, con ritmo y galope, dejó a Manzanares cuajar buenos muletazos por el pitón derecho rematándolos con pases de pecho. "El toro me ha regalado embestidas de mucha calidad. A partir del tercer o cuarto muletazo le costaba más embestir, tenía que darle tiempo y he intentado ayudarle para que rompiera hacia delante. A veces se los tenía que dar en línea recta porque se frenaba", relataba el diestro, que dejaba ver su pasión a la hora de hacer los cambios de mano. "Me gusta realizarlos y siempre que el toro me lo permite, lo hago", añadía el torero.

La segunda faena del lidiador de Alicante también se saldó con una oreja. "El toro ha tenido alguna tecla más que tocar, embestía metiéndose hacia dentro y se acostaba. Ha sido muy exigente, sobre todo porque embestía por dentro y miraba para chiqueros. Tenía que intentar en todo momento que no tocara la muleta porque punteaba y soltaba la cara. Era más brusco pero creo que ha transmitido, que es lo importante", explicaba el diestro alicantino.

Manzanares se marcha contento de Sevilla tras tres comparecencias en el abono abrileño y lo hace agradeciendo la entrega constante del respetable. "Para mí Sevilla es una plaza con la que sueño. Su afición es muy especial y siempre me ha mostrado su cariño", afirmaba emocionado el espada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios