Un héroe de la cuna a la tumba

REMATAMOS esta serie con un torero a carta cabal, un héroe indiscutible desde su nacimiento en Zahara de los Atunes hasta su muerte, hasta que se topó con Avispado en la arena de Pozoblanco. Justo desde que doña Agustina Pérez lo alumbrase junto a la mar océana el 5 de marzo de 1948 hasta aquella malhadada tarde de los Pedroches del 26 de septiembre de 1984. Treintaiséis años para una vida de leyenda fraguada bajo la particularísima filosofía de que para ser martillo hay que ser antes yunque. Una frase que él repetía y que fue faro y guía de su vida.

Ciñéndonos a lo que significó Francisco Rivera Pérez en la Feria de Sevilla hay que destacar que sólo faltó a dos ediciones, las de 1969 y 1971. Fueron dieciséis ferias y treintaiuna corridas las que mató desde su debut el 15 de abril de 1967 con un encierro de Pallarés en compañía del rejoneador Álvaro Domecq y de los matadores Diego Puerta y Manuel Cano El Pireo, cortando una oreja a cada toro. Repitió el martes 18 en aquella tarde que hizo el paseo sólo con Diego Puerta por haberse demorado Manuel Benítez El Cordobés a causa de un embotellamiento de tráfico.

En la del 68 corta oreja el 19 de abril a un toro de Lisardo Sánchez alternando con el rejoneador Conde de San Remy, El Pireo y Ángel Teruel. El martes 23 en la de Torrestrella, con el triunfador Jaime Ostos y José Fuentes, no le salen las cosas y no es contratado para la siguiente. Vuelve en la del 70 y corta una oreja en la de Guardiola alternando con Miguel Márquez y Rafael Torres.

Ausente en la del 71, vuelve en el 72 y no tiene suerte en los sorteos. Ni en la de Urquijo con Puerta y Dámaso González ni en la de Buendía con Camino y Galloso. Cumbre el 29 de abril del 73 en la alternativa de José Antonio Campuzano, memorable tercio de banderillas con Luis Miguel Dominguín y desoreja un toro de Núñez. Triunfa también el 3 de mayo con toros de Benítez Cubero junto a Curro y Palomo.

En el 74 se va de vacío sus dos tardes. Con Puerta y Curro en la de Urquijo y con Curro y Palomo en la de Núñez. En el 75 es herido en su primera tarde, 16 de abril, toreando con Manolo Cortés y el Niño de la Capea y ahí acaba su Feria. Pero Paco dio esa tarde una lección de hombría, ya que fue herido por su primero en el muslo y aguantó hasta el final sin que nadie se apercibiese de su estado. En el 76 también se le queda la Feria en una corrida. El martes 27 le corta la oreja a un toro de Núñez, pero se lesiona un tobillo en el sexto y ahí se acaba todo. Esa tarde toreaba con Paco Camino y El Viti.

Gran Feria la del 77, con Puerta del Príncipe el sábado 16 con triunfo también de Curro y de Manzanares. Corta oreja a un toro de Osborne alternando con El Viti y Ángel Teruel. En el 78 triunfa rotundamente el 19 con la de Núñez junto al mexicano Manolo Martínez y el también triunfador Josemari Manzanares. Y de la gloria a la tragedia. El viernes 21, tras haber cortado una oreja en su primero, es cogido en banderillas hiriéndole el toro de Osborne gravemente en los dos muslos. Mata el toro El Viti y le lleva la oreja a la enfermería. El tercer espada fue el francés y fallecido trágicamente años después Nimeño II.

Al año siguiente triunfa clamorosamente el 27 de abril con la de Torrestrella y sale nuevamente por la Puerta del Príncipe tras haber compartido terna con El Viti y con un jovencísimo Emilio Muñoz. Había toreado el 25 con Palomo y José Antonio Campuzano la de Osborne con poco que destacar.

En 1980 le corta las dos orejas el 25 a un toro de Torrestrella alternando con Jaime Ostos y Ángel Teruel, habiendo iniciado su Feria el 23 en compañía de Manzanares y de Luis Francisco Esplá para despachar una corrida de Núñez. En 1981, el 28 de abril, le corta las dos orejas a un toro de Manolo González alternando con Rafael de Paula y Pepe Luis Vázquez. Dos días después mata la de Torrestrella en compañía del triunfador de la tarde, Emilio Muñoz, y Espartaco.

En la Feria del 82 asiste el 27 de abril, en compañía de Curro, a la primera salida por la Puerta del Príncipe de Juan Antonio Ruiz Espartaco y el 28 mata la de Samuel Flores junto a Antoñete y Tomás Campuzano. Al año siguiente corta oreja el 18 a un toro de Jandilla en compañía de Manolo Vázquez y de Curro y se van todos de vacío al día siguiente con la de Juan Pedro. El cartel lo formaban Curro, Paquirri y Paco Ojeda, casi nada.

Y llegamos a su última Feria, la del infausto 1984. Curiosamente, ese año torea por vez primera el Domingo de Resurrección y en él va a cortar su última oreja sevillana. Es 22 de abril y matan una corrida de Núñez, Curro, él y Galloso, que también toca pelo. Está el 29 en la de Juan Pedro con Ojeda y Curro Durán y llega su última tarde en la Maestranza. Es 4 de mayo, viernes de Feria, y se anuncia una corrida de Salvador Domecq para Antoñete, Paquirri y Emilio Muñoz. Lo más destacado fue una fuerte división de opiniones por no concederle a Paco la oreja del quinto. Pero lo peor es que a ver quién podía imaginar que jamás se vería en la Maestranza a un torero que fue héroe desde que nació hasta su muerte.

Reyes de la Maestranza

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios