"A veces las corridas con tantas garantías también fallan"

  • López Simón asegura sentirse satisfecho de su paso por Sevilla aunque lamenta la malograda tarde de ayer

Los muletazos que dio ayer Alberto López Simón al tercero de la tarde despertaron al público de una corrida aletargada que estuvo marcada por la falta de contenido y el escaso juego de las reses de Jandilla. El torero mostraba anoche desde su habitación del Hotel Colón sus impresiones sobre la actuación llevada a cabo: "Me llevo unas sensaciones muy bonitas por haber escuchado y sentido a la afición de Sevilla en el primer toro".

Las expectativas generadas en torno a la ganadería de la undécima de abono no se cumplieron. "Esto es el toreo muchas veces", señalaba el diestro ante el desarrollo de los astados. "En ocasiones, las corridas con tantas garantías sobre el papel como la de hoy también fallan. Esperemos que lo que le queda de camada saque un poquito más de fuerza. Está claro que es una ganadería que se encuentra entre las de máxima categoría. Todos podemos tener un traspié", indicaba.

El madrileño se gustó especialmente con los pases ejecutados frente a su primer oponente, con los que caló pronto en los tendidos e hizo sonar la música. Los derechazos templados y el manejo con la espada tuvieron como recompensa la única vuelta al ruedo de la tarde. "El primer toro no me ha dejado rematar la faena como quería, sobre todo los finales. A pesar de ello, he podido estar muy a gusto. A un animal con esa clase hay que tratarlo con máxima suavidad y lo mejor que uno pueda. Una pena que no haya tenido más fondo", explicaba.

La falta de raza y emoción del sexto toro -su segundo- dejó a López Simón sin posibilidades para acariciar el triunfo. "El segundo tenía más defectos. No es que se hubiera acabado, es que ya lo estaba prácticamente cuando cogí la muleta. En los primeros pases se me ha venido por dentro dos o tres veces, lo que complicó un poco la construcción de una buena faena. Hay que acoplarse a las embestidas de cada animal y en este caso han sido escasas", sentenciaba.

El torero se queda con el cariño de la afición y su reacción durante la corrida. "La he visto muy respetuosa, dejando a los toreos construir y, como siempre, con un gusto especial, sabiendo captar en cada momento cuando ocurren cosas importantes en la tarde", indicaba, al tiempo que expresaba su predilección por la Maestranza: "Sevilla es siempre una plaza muy especial".

La undécima del abono abrileño fue el segundo y el último compromiso de López Simón en el coso del Arenal. El torero se marcha con la vuelta al ruedo de ayer y el triunfo logrado el pasado jueves durante el mano a mano frente a Castella, donde cortó dos orejas. "Me llevo cosas muy bonitas por los triunfos y la vuelta al ruedo. Hay a veces que sin cortar orejas conectas con el aficionado y la de ayer fue una de esas ocasiones. No pudo haber recompensa en lo numérico, pero las sensaciones han sido muy buenas", comentaba.

Con ilusión y muchas ganas de volver a pisar el albero hispalense, López Simón regresará el 25 de septiembre para la Feria de San Miguel. Entonces compartirá cartel con Castella y Manzanares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios