Vettel regresa a Monza, el lugar donde empezó todo

  • El alemán vuelve al circuito en el que logró su primera victoria con el objetivo de acercarse aún más a su segundo título mundial.

Sebastian Vettel quiere que también esta vez se le ponga la piel de gallina. Tres años después de su primer triunfo en la Fórmula 1, el alemán regresa a Monza como campeón del mundo y muy cerca de revalidar su título. Vettel desea poner casi la rúbrica al campeonato con un nuevo triunfo el domingo en el Gran Premio de Italia, en casa de su gran rival, Ferrari, en el circuito donde obtuvo su primera victoria, entonces con Toro Rosso.

"Es increíble que un éxito así llegara en un circuito tan especial", dice Vettel, de 24 años, al recordar su triunfo sobre la lluvia en 2008, cuando se convirtió en el ganador de un Gran Premio más joven de la historia. "Tenía la piel de gallina cuando me subí al podio delante de los fans", reveló el piloto de Red Bull, que quiere seguir batiendo récords de precocidad, ahora como el bicampeón más joven.

El triunfo hace dos semanas en Spa ha reforzado la confianza de Vettel de cara a la última carrera en Europa. "En los dos últimos años teníamos dificultades en las rectas largas, nos faltaba velocidad punta", dijo el líder del campeonato. "Este año somos optimistas y un podio sería un verdadero éxito", agregó.

Tras pasar a Red Bull desde Toro Rosso, al que en 2008 le dio el primer triunfo de su historia, el alemán fue octavo en Monza en 2009 y cuarto en 2010. En 2006 y 2007 Red Bull no puntuó en Italia y el otro piloto del equipo, el australiano Mark Webber, fue octavo en 2008 y sexto el año pasado. Pero ahora parece que las condiciones son más propicias para ambos gracias a las mejoras en el RB7 para los circuitos de mayor velocidad.

El gurú técnico del equipo, Adrian Newey, "ha trabajado duro en un nuevo paquete aerodinámico", reveló el director de la escudería, Christian Horner. Ya rindió frutos en Bélgica, donde Red Bull celebró un doblete. "Ahora ya no debemos tener miedo a Monza, también ahí veo posibilidades para nosotros", dijo Vettel.

Tampoco en la clasificación hay mucho por lo que preocuparse, pues lidera con 259 puntos, 92 de ventaja sobre Webber (167). El español de Ferrari Fernando Alonso (157), así como el dúo británico de McLaren, Jenson Button (149) y Lewis Hamilton (146), ya están a más de 100 puntos y parecen resignados a falta de siete Grandes Premios para el final de temporada. "Sólo una racha extrema de mala suerte le podría arrebatar el título a Vettel", afirmó casi sin ilusión el doble campeón Alonso.

Vettel, sin embargo, no se fía. "Mientras no tenga el título en el bolsillo no respiraré tranquilo. Nunca se sabe lo que puede pasar", dijo a dpa el cauteloso piloto. "Aunque es bonito tener esa ventaja y quizás te hace estar un poco más seguro, no nos podemos relajar, sino que debemos luchar hasta el final", pidió tensión. En el mejor de los casos, Vettel podría sellar el título dentro de dos semanas en Singapur. Para ello necesita estirar hasta 125 sus puntos de ventaja respecto al principal perseguidor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios