Amplían la condena al hijo de Michael Douglas

Cameron Douglas, hijo y nieto de los conocidos actores Michael y Kirk Douglas, fue condenado ayer por un juez neoyorquino a cuatro años y medio de cárcel, que deberá sumar a la pena de cinco años que ya le fue impuesta el año pasado por varios delitos relacionados con tráfico de drogas.

El juez Richard Berman, de Manhattan, impuso la nueva condena a Cameron, de 33 años, por posesión de drogas dentro de la cárcel en la que cumple la pena inicial que recibió en abril de 2010, tras ser detenido en un hotel neoyorquino con una gran cantidad de cristal, la forma más pura de metanfetamina, que quería vender.

Los cuatro años y medio de la nueva condena son cerca del doble de lo que pedía la Fiscalía, que había reclamado entre un año y 18 meses de cárcel, después de que el personal de prisiones descubriera a Douglas con pastillas y heroína.

El magistrado fue especialmente duro con Douglas, al que recriminó ser uno de "los acusados que han actuado de manera más temeraria, flagrante y deliberadamente, además de criminal, destructiva y manipuladora" de cuantos ha tenido que juzgar a lo largo de su carrera.

"Señoría, no encuentro consuelo en mi propia piel. Me siento avergonzado y derrotado", manifestó Cameron Douglas antes de que el juez dictara sentencia. También pidió que su pena se basara en algún tratamiento de desintoxicación, algo que el magistrado no aceptó, aunque recomendó su traslado a una cárcel donde pueda seguir uno de esos tratamientos.

El juez criticó además a las autoridades penitenciarias por haber permitido de alguna manera que el hijo de Michael Douglas obtuviera drogas dentro de la prisión, y señaló que el condenado convenció en al menos cuatro ocasiones a su abogada a fin de que le llevara potentes narcóticos a prisión en el interior del sujetador.

También reprendió a Cameron por haber engañado a las autoridades en los primeros momentos sobre la procedencia de la droga, y le recordó que en 2010 le impuso una pena de cinco años, en lugar de los diez recomendados para delitos de narcotráfico, al acceder éste a colaborar con la justicia.

Durante el proceso del pasado año, numerosos amigos y familiares enviaron cartas al juez Berman pidiendo clemencia, entre las que destacaba la de su propio padre, quien apeló como atenuantes de su delito a los antecedentes de abusos de sustancias presentes en su familia, así como al peso de la fama y a que Cameron es fruto de "un matrimonio fallido", como él mismo lo calificó. "Amo a mi hijo, pero no estoy ciego ante sus actos. No quie ro que se le destroce", decía en este escrito.

El hijo mayor del protagonista de Wall Street 1 y 2 lleva en prisión desde su detención en una habitación de un conocido hotel neoyorquino en el mes de julio de 2009, cuando se disponía a vender un encargo de droga por valor de 15.000 dólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios