Blanca Cuesta se reinventa

  • La mujer de Borja Thyssen acaba de inaugurar su primera exposición en solitario como pintora en Madrid y protagoniza una entrevista a corazón abierto con un extenso reportaje fotográfico para la revista 'Elle'.

Comentarios 1

"El barón siempre decía que un cuadro debía ser un cincuenta por cien corazón. Yo pienso lo mismo que él. Soy muy feliz cuando pinto y me gusta pensar que esa positividad se queda en mis cuadros". Más allá del apellido Thyssen-Bornemisza de su marido, Blanca Cuesta triunfa como pintora y acaba de conceder una entrevista a corazón abierto a la revista Elle para su número de febrero, con motivo de su primera exposición individual en la Galería David Bardía de Madrid.

Blanca posa natural y sexy en el exclusivo reportaje fotográfico y habla sobre su nuevo y prometedor futuro como pintora: "No soy de grandes metas. Pinto para realizarme. Para expresar algo que a mí me hace feliz y que hace sentir cosas bonitas a los demás. Y cuando lo hago mis padres, mis amigos y mi marido se sienten orgullosos", sostiene.

Además, la esposa de Borja Thyssen y madre de tres hijos, desvela el lado más cercano y confiesa cómo es en su día a día, la relación con los niños, sus aficiones y su estilo de vida.

Hace unos meses, Blanca celebró su sexto aniversario de boda con Borja. El tiempo que llevan juntos y los problemas de él con su madre, la baronesa Thyssen, les ha unido mucho más. Volcados en sus tres hijos, Sacha, Eric y Enzo, se separaron por unas horas de ellos para disfrutar de una velada íntima y romántica.

Acudieron a un conocido restaurante de la capital y allí degustaron una suculenta cena. Blanca, que iba muy guapa con ajustadísimos pantalones negros, blusa de cuadros, botines negros de altísimo tacón, cazadora negra de cuero y gorro negro de lana, habló feliz de sus hijos y de su carrera como pintora, y es que la nuera de la baronesa Thyssen compagina su faceta de madre con el arte. Por lo que respecta a Borja, que lucía vaqueros grises y plumífero gris, confiesa su deseo para este año que acaba de comenzar. "Salud y alegría", respondió el joven cuando se le preguntó al respecto. En todo momento se pudo apreciar la complicidad y el buen entendimiento entre ambos.

Sin duda, Blanca y Borja han creado su gran familia a pesar del rechazo que su madre puso a los Cuesta y a Blanca en particular. De sus tres nietos sólo conoce al mayor Sacha que ha visto en contadas ocasiones cuando casi era un bebé; y al tercero ni siquiera eso, dado que cuando se presentó por sorpresa en el hospital donde horas antes había nacido, sólo estuvo en un cuarto con su hijo mientras Blanca y el bebé descansaban en otro.

Por todo esto, y algunas cosas más, si alguien preguntara en tono chiste cuál sería el colmo de la baronesa, la respuesta bien podría servir que su nuera Blanca triunfara con la pintura. Y como la realidad es así de caprichosa resulta doblemente curioso que en los últimos tiempos Blanca se haya entregado a fondo como pintora y acabe de inaugurar su primera exposición en solitario en la Galería de Arte David Bardía en Madrid.

Después de vender sus primeros lienzos en muestras colectivas como la que meses atrás presentó en la Casa de Vacas en el homenaje a Picasso, Blanca y Borja viajaron hasta Mónaco, donde vendió otro óleo a un coleccionista particular.

Alumna del pintor venezolano afincado en España Pedro Sandoval, uno de los máximos exponentes del Neoexpresionismo Abstracto actual, la mujer de Borja Thyssen dio un giro radical a su estilo desde que se puso a dar clases con quien hoy es un gran amigo del matrimonio. Antes de Sandoval, Blanca se había especializado en sus pinturas estilo Disney y hoy sin embargo su apuesta por el abstracto le está dando sus primeros frutos. De cara a su debut en solitario, lleva meses preparando todo el material con el que espera sorprender a más de uno y demostrar que su pasión por la pintura no es capricho de un día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios