Enfrentados con la prensa rosa

  • Actores, deportistas, modelos y cantantes no están dispuestos a pagar el precio de la fama y exponer su vida privada, por lo que se han convertido en enemigos íntimos de los medios de comunicación.

Dinero, popularidad, éxito, reconocimientos, lujos... Las celebridades gozan de numerosas ventajas ante el resto de los mortales por su simple condición de famosos pero también tienen que enfrentarse a los sinsabores de la fama, como la persecución de los paparazzi y la exposición de su vida privada en los medios de comunicación. La prensa rosa se ha convertido en el enemigo íntimo de actores, modelos, deportistas, cantantes y protagonistas de la farándula en general.

La lista de personajes famosos enfrentados con la prensa es muy larga. De hecho, la última moda es poner freno a las preguntas más indiscretas desde el primer momento en el que alguien es catapultado a la fama. Éste es el caso de jóvenes estrellas como Mario Casas, Blanca Suárez, Hugo Silva, Amaia Salamanca o Miguel Ángel Silvestre y en el extranjero Robert Pattinson, Kristen Stewart o Taylor Swift, entre otros tantos, que han puesto reticencias a hablar con ciertos medios incluso antes de que dichos medios hablaran de ellos. Los más veteranos, por su parte, saben cuándo, cómo y de qué manera hacerlo para sacar una buena tajada del interés mediático que suscitan, como ocurre con Isabel Pantoja, por ejemplo, que a pesar de haber vendido suculentas exclusivas ha sido protagonista de episodios bastante controvertidos con los medios. Éste también es el caso de parejas tan célebres como la de Javier Bardem y Penélope Cruz, que hablan de su vida privada cuando les apetece y siempre bajo una condición: tiene que ser fuera de su país natal.

Famosos desde la cuna, como la princesa Carolina de Mónaco, que en alguna ocasión ha tomado medidas legales contra la prensa para que ésta dejara de acosar a su familia, y otros por casualidad, como ocurre con Pippa Middleton y Telma Ortiz. Ambas han confesado públicamente el agobio que les ocasiona el acoso de los medios, aunque fue la hermana de la Princesa de Asturias la que finalmente llevó el asunto a los tribunales exigiendo que no se difundieran imágenes de ella. Su lucha, muy a su pesar, no obtuvo ningún resultado.

El quejarse por el interés de los medios puede resultar hasta peligroso, y si no que se lo digan a Bebe. Los insultos de la cantante a la prensa durante uno de sus conciertos le han salido muy caros y aún está sufriendo las consecuencias. Sin ir más lejos, el pasado lunes los medios gráficos le hicieron vacío en el photocall durante los premios Cosmopolitan. Sara Carbonero e Íker Casillas, Cristiano Ronaldo, Fonsi Nieto, Fran Rivera y su hermano Kiko o la cantante Raquel del Rosario también han confesado su malestar por la persecución de los periodistas. Una especie de peaje que hay que pagar caro por el hecho de ser popular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios