La Pantera enseña las garras

  • La sensata, discreta y fría Martina Freysse, la que ha sido compañera de Manuel Benítez 'El Córdobés' durante más de medio siglo, ha dado equilibrio a la vida del mito

A Martina Freysse, la ex mujer de Manuel Benítez El Cordobés, no sólo le apodaron La Pantera por su impactante mirada turquesa, también por su carácter. Nació en Biarritz y venía de una familia burguesa y liberal, por lo que no mostró ni un ápice de preocupación por su embarazo antes del matrimonio. Sólo tenía 19 años cuando se acercó a saludar al seductor torero que le había encandilado en la plaza de toros de Bayona. La atracción fue mutua. Se fueron a vivir juntos en una España franquista en la que el pecado del amancebamiento era delito desafiando de paso a la opinión pública. En 1971, Martina quedó embarazada de su primera hija, Maribel, luego llegó Manuel y tras pasar por el altar, el 11 de octubre de 1975 en la localidad cordobesa de Palma del Río, tres retoños más: Rafael, Martina y Julio. Los dos últimos son ahijados de Raphael y de Julio Iglesias. El bellezón del país vasco francés aportó el punto sensato y relajado a la vida de Manuel Benítez, marcada por la fama y una personalidad impetuosa. Martina es templada y fría y no le gusta dejarse fotografiar. Quizá por ello es la mujer que ha estado al lado del mito durante más de 50 años, ella ha sido la reina del cuento entre tantas princesas. "En la vida de Manuel Benítez he salido poco. Es una decisión personal. Él ha sido todo y se debe a su público. Yo no. Yo soy parte de su vida privada. Y la vida privada es sagrada", comentó en una de sus pocas entrevistas. Y nunca le ha importado estar en ese segundo plano: "Cuando llegué Córdoba era una ciudad muy cerrada, aunque no me fue complicado adaptarme. Mi vida era plena", confiesa la francesa. Su enlace copó las portadas de la época y juntos vivieron su momento estelar, luego la esposa decidió desaparecer del panorama social para ser tan sólo el punto de apoyo del torero, la que le daba amor, alegría y confianza al mismo tiempo que se convertía en la secretaria de toda su fortuna y patrimonio, hoy de valor incalculable.

Y aquí, dicen, puede estar la clave de la sorpresiva separación. Aunque algunos medios hablan de que la ex pareja atravesaba una crisis que no ha sido capaz de superar, otros sospechan que el hecho de que Benítez tenga que someterse a unas pruebas por petición del juez tras la demanda de Manuel Díaz es el verdadero motivo. ¿Por qué? La Pantera, que ha defendido como nadie lo que considera sólo suyo y de su prole, y tras ser considerada durante 47 años la madrastra del cuento mediático, podría estar enseñando las garras ferozmente tras verse amenazada. Divorciarse sería una forma eficaz de disminuir el patrimonio del diestro, que se repartiría. Además, una posible pensión compensatoria también iría a cargo de la herencia. Y por tanto, el reparto entre todos sus hijos sería menor. Sólo el tiempo pondrá luz en este nuevo culebrón en la cinematográfica vida de Manuel Benítez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios