EL REINO UNIDO SALE DE LA UE 3 La tormenta del 'Brexit' irrita e inquieta a Europa

Un divorcio traumático

  • Los seis países fundadores de la Unión Europea urgen a Londres a negociar su salida Crisis en los partidos laborista y conservador

El núcleo duro de la UE exigió ayer al Reino Unido que se siente "cuanto antes" a negociar los términos de su salida del bloque y empezó perfilar el dibujo de una nueva Unión a 27 que será más "flexible".

"Ese proceso debe empezar lo antes posible para poder concentrarnos en el futuro de Europa", afirmó el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, al término de la reunión que celebró en Berlín con sus homólogos del resto de países fundadores de la UE (Francia, Italia, Luxemburgo, Holanda y Bélgica).

Los seis ministros quisieron así salir al paso de las declaraciones del primer ministro británico, el conservador David Cameron, quien aseguró el viernes que dimitiría a principios de octubre, coincidiendo con un congreso de su partido, y que debería ser su sucesor en la jefatura del Gobierno quien llevase la negociación.

También el titular francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, tras conceder que nombrar a un nuevo primer ministro en el Reino Unido llevaría algún tiempo, recalcó que hay "cierta urgencia" para que se ponga en marcha el proceso y exigió a Cameron que asuma su "responsabilidad" por el referéndum sobre el Brexit, la salida británica de la Unión Europea (UE).

A su juicio, un retraso en la invocación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que regula la marcha de un miembro de la UE y que sólo puede lanzar el país que quiere salir, tendría consecuencias "económicas", "financieras" y "políticas".

Además, argumentó Ayrault, de igual manera que se debe respetar la voluntad de los ciudadanos británicos que han optado por abandonar la UE, también "los otros 27 (países comunitarios) deben ser respetados".

En este mismo sentido, el jefe de la diplomacia holandesa, Bert Koenders, pidió que "las conversaciones empiecen, con buena voluntad, cuanto antes", y el responsable luxemburgués de Exteriores, Jean Asselborn, advirtió sobre los riesgos de "cuatro meses o más de incertidumbre".

Asselborn expresó su deseo de que nadie ahora en Londres trate de "jugar al gato y al ratón", aprovechando que sólo el Reino Unido puede desencadenar el proceso.

La dimisión de Cameron ha sumido en el caos al Partido Conservador, que deberá buscar en los próximos meses un reemplazo para el líder, para lo que suenan los nombres de la ministra del Interior, Theresa May -que respaldó la permanencia-, y Boris Johnson, abanderado del Brexit, quien es popular entre el electorado pero no entre los diputados.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, advirtió de que la negociación con Bruselas "llevará tiempo" e insistió en que "será un asunto para el próximo primer ministro y el nuevo Gobierno" que se forme tras el congreso de octubre. "Dejar la UE no es algo fácil o rápido. No se ha hecho nunca antes", recordó.

Junto con las presiones de los líderes comunitarios, el mundo empresarial también exige premura en la negociación de la salida para evitar prolongar la incertidumbre.

El triunfo del Brexit ya causó el viernes el desplome de la libra esterlina y la caída de las bolsas, al tiempo que la agencia de evaluación crediticia Moody's ha rebajado de estable a negativa la perspectiva de la deuda soberana del Reino Unido.

El resultado de la consulta ha causado también una crisis en el opositor Partido Laborista, con el liderazgo de Jeremy Corbyn en cuestión, y ansiedad en el Gobierno autónomo de Escocia, región donde se impuso por mayoría la opción de la permanencia.

Corbyn, que afronta mañana una posible moción de confianza de su grupo parlamentario, atribuyó ayer el voto por el Brexit no a su tibio papel en la campaña, sino al descontento "por las políticas de austeridad" del Gobierno conservador, y aseguró que no piensa dimitir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios