El macho está en extinción, ¿o es renovación?

  • Jared Leto, Adam Driver o Joe Manganiello son referentes de belleza masculina en tiempos del 'todo vale', en los que para destacar la única clave es dar en la tecla.

Los cánones griegos, los cruciales y de proporciones perfectas, sólo sientan las bases de una larga historia de tendencias de belleza masculina, que ha vivido infinidad de etapas. Del bigote del siglo XX, un must de estilo en los hombres, al rostro perfectamente afeitado y el pelo bien engominado de los años 20. Luego estuvieron los metrosexuales, los retrosexuales y los hipster. Las barbas hoy viven sus últimos días de gloria tras atravesar su época más dorada. Pero más allá de lo que se lleva, ¿qué hace a un hombre atractivo? Los entendidos dirían que depende del país, y es que cada cultura tiene sus propias preferencias en cuanto a lo físico. En cambio, la época actual quizá puede ser la de mayor convulsión y turbulencias. Las nuevas referencias de belleza masculinas están muy indefinidas, tan sólo hay que saber tocar la tecla y presumir de una marcada personalidad, aunque ayuda arriesgar un poco más de la cuenta. Eso sí, siguen sin existir modelos masculinos plus size...

El oscarizado Jared Leto sabe lo que es esto, lo de ser el peor vestido (para algunos más que otros) pero el invitado de mayor estilo en una fiesta. El actor reivindica un look moderno y lo hizo entrar en Hollywood por la puerta grande, haciéndose un hueco entre la belleza perfecta de Brad Pitt y compañía. Pelo largo o corto, el man bun y barba desaliñada, pero amado y endiosado por mujeres (y hombres) de todo el globo. También sabe de esto el ex marine y ahora chico de moda en la meca del cine Adam Driver, el nieto de Darth Vader en la última entrega de La Guerra de las Galaxias. Lo del lado oscuro de la belleza lo lleva por bandera, porque guapo no es. Su cuerpo no es especialmente musculoso, sus orejas son de soplillo, su nariz más bien grande y los ojos juntos, una belleza inusual en Hollywood y muy lejos de la del típico macizorro californiano, pero el rostro del momento. Y qué decir del rey del spornosexual, la tendencia de moda que fusiona cuerpo de gimnasio con barba y tatuajes, muy cercano al del actor porno, que defiende Tom Hardy.

También luce el cabello con unos centímetros de más Joe Manganiello, el que resulta demasiado atractivo incluso para Sofía Vergara. Esto lo dijo la propia latina, una de las mujeres más imponentes y deseadas del planeta. El actor tiene un físico poderoso y rebosa masculinidad, a pesar de no tener un rostro con lo que se consideran, o consideraban, proporciones perfectas. Entre los chicos de 'buena planta', como los definiría cualquier suegra orgullosa, también destaca en la actualidad Chris Hemsworth. El marido de Elsa Pataky sí se acerca al prototipo de chico guapo y llamativo de siempre, pero con sus peculiaridades. Es atractivo de serie y la genética ha jugado a su favor, es evidente, pero no tiene estilazo. No es un George Clooney ni un David Beckham. Mucho porte para no demasiada clase a la hora de lucir un traje, pero su secreto está en sus looks personales y desaliñados, ésas son sus verdaderas armas. Todo lo contrario que su compañero en Thor Tom Hiddleston, que con su 1,87 de altura es uno de los referentes de elegancia british del momento. A Hiddleston, Jonathan Pine en la ficción, le ocurre como al geek Matt Bomer, que enamora por su naturalidad y elegancia. Bomer podría ser el informático de turno pero es estrella de Hollywood; éste sí que presume del típico rostro perfecto, aunque ahora lo perfecto se mide por el gusto personal de cada cual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios