Los patitos feos de la clase

  • Hoy figuran en las listas de las más guapas del mundo. Pero Jennifer Aniston, Angelina Jolie, Shakira o Sara Carbonero no nacieron siendo tan atractivas como ahora; como los buenos vinos, han mejorado con el tiempo.

No es que fueran feas pero, desde luego, nada que ver con cómo son ahora. Los ojos saltones, las narices puntiagudas y las bocas de buzón de correos han dado paso a rasgos menos marcados y más dulces que, dicho sea de paso, también mejoran mucho gracias a los milagros del maquillaje, de la cirugía y, si me apuran, del photoshop.

Bellezas internacionales como la de Jennifer Aniston (elegida recientemente por la revista Men's Health la mujer más sexy de la Historia) o Angelina Jolie (quien también figura en la referida lista), no fueron tan bellas de jóvenes. Tampoco las españolas, como la periodista Sara Carbonero, o las latinas, como la cantante Shakira, nacieron con el atractivo que hoy en día las hace constar en casi todos los rankings de belleza. Parece que la naturaleza hace su parte, pero la cósmetica y un buen rímel también contribuyen. Habrá que verlas, como a todas, recién levantadas.

La famosa protagonista de Friends, por ejemplo, le debe buena parte de su tirón a la cirugía estética. Si no, cómo se explican que a sus 40 años la actriz esté más guapa que a los veintitantos. La propia Rachel en la ficción ha reconocido que en su día se operó de la nariz, y puntualiza: "Es lo mejor que he hecho en mi vida. Desde entonces, duermo como un bebé". Porque alguna excusa hay que poner al hecho de haber pasado por el quirófano, que la mera estética resulta demasiado superficial.

Lo que no ha dicho es que no se operó una vez, sino dos. Se realizó dos rinoplastias; una en 1994, antes de comenzar la serie de televisión que la condujo al éxito, y otra en 2007, debido a que le surgieron complicaciones con el tabique nasal a la hora de respirar.

Gracias a la cirugía, Jennifer consiguió armonizar sus rasgos. Teñirse el pelo de rubio fue el espaldarazo definitivo a la mejora de su imagen.

Quien tampoco fue precisamente un cisne, sino más bien un patito feo de niña es la siguiente (después de Aniston) y actual pasareja de Brad Pitt, Angelina Jolie. En numerosas ocasiones se ha especulado sobre la posibilidad de que la actriz se hubiera puesto silicona en los labios, debido a su prominente boca, pero no es así. De hecho, viendo sus fotos de niña y adolescente lo podemos confirmar. Lo que ocurre es que con el paso de los años sus rasgos rotundos se han ido haciendo menos fuertes. Fijándonos en Jon Voight, su padre, podemos sacar cuentas de a quién sale Angelina con unos labios tan carnosos.

No son las únicas en Hollywood que guardan un pasado de burlas de sus compañeros cuando iban al colegio y de disgustos por sus complejos físicos. Kristen Dunst, la cantante Fergie, Renee Zellweger o Sarah Jessica Parker sabrán, seguramente, de qué estamos hablando.

Otras, como la cantante colombiana Shakira, más que de transformación podría hablarnos de evolución. Pese a que los rasgos de su cara siguen siendo casi los mismos que diez o quince años atrás, resulta sorprendente lo que suaviza un rostro el pelo rubio. Al cambiar su melena leónida morena por otra rubia, la novia de Piqué ganó muchísimo. El resto lo han hecho un buen maquillaje y un look tribal perfecto que le sienta como anillo al dedo a una constitución delgada y estatura pequeña como tiene ella.

En España tenemos también un perfecto ejemplo. Hace unos días Iker Casillas publicaba en su Facebook una foto de su novia, Sara Carbonero, de niña. Su intención de mostrar a todos lo entrañable que era su chica de pequeña, se torció al producirse una avalancha de comentarios en internet acerca de lo que ha mejorado la periodista y lo bien que le ha sentado cumplir años. No seamos malos, tampoco es que fuera fea, era... diferente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios