Qué hay que pedir en un spa

  • Los mejores tratamientos para los meses de sol y, por supuesto, para relajarse

Hoy en día no hay hotel que se precie que no tenga spa. La oferta es variada, pero frente a tanto tipo de masaje y servicio, lo ideal es centrarse en algunos que son más aconsejables para los meses de verano. El más demandado para tener a punto tanto el cuerpo como el rostro antes de tomar el sol, son los masajes exfoliantes. Eliminan las células muertas de la piel, dejándola limpia y lista para la piscina o la playa, y para conseguir un bronceado uniforme y duradero. Si lo que se quiere es eliminar toxinas, lo mejor es el baño turco. También sirve la sauna finlandesa, pero en ésta el calor es seco y con más altas temperaturas. Además, la humedad del baño turco acelera la sudoración y, por lo tanto, la eliminación de toxinas. Para completar, lo ideal es aplicar hielo después, ya que el contraste frío-calor consigue la piel se tense y adquiera un aspecto más firme.

Para centrarse sólo en la zona superior del cuerpo, el masasje hindú de cabeza, también llamado Champú, es perfecto para relajar tensiones, combatir las migrañas (que pueden aparecer tras exposiciones prolongadas al sol) y el insomnio, que puede darse si se cambia de residencia para las vacaciones (por "extrañar" la cama) o por las altas temperaturas durante la noche. Es un masaje muy placentero que abarca la cabeza, cara, cuello, parte superior de la espalda, hombros y brazos. Acompañados por esencias de lavanda, romero o manzanilla se acentúan además sus propiedades refrescantes. La clave consiste en que se presionan las apófisis vertebrales, puntos que la filosofía hindú denomina chacras y que son considerados centros de energía.

El tratamiento más original de todos, y sin duda el más veraniego: un exfoliante a base de mojito. De los spas más punteros de Estados Unidos llega este masaje que se elabora con dos limas y un limón cortados en pequeños trozos, una taza de azúcar de caña, una cucharada de aceite de almendras dulce y diez hojas de menta machacadas. Este tratamiento, reservado únicamente para el verano, se comienza con un masaje exfoliante en todo el cuerpo (espalda, brazos y piernas), utilizando el scrub de azúcar y mojito, tras el cual se aplica una toalla húmeda y caliente que disuelve el azúcar e hidrata la piel. Como colofón, un completo masaje con aceite de coco, para que la piel quede lista para una buena exposición al sol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios