perfil

Un niño prodigio que devora récords

  • Con sólo 24 años, Márquez ha desmotrado un talento innato y un hambra voraz por seguir haciendo historia en MotoGP

  • Sólo Doohan, Rossi y Agostini atesoran más coronas que él

Las imágenes del GP de la Comunidad Valenciana de Motociclismo Las imágenes del GP de la Comunidad Valenciana de Motociclismo

Las imágenes del GP de la Comunidad Valenciana de Motociclismo / EFE

Sonrisa de niño bueno, velocidad endiablada y apetito insaciable. Marc Márquez está empeñado en escribir récord tras récord en la historia del motociclismo. El piloto de Honda conquistó en el circuito Ricardo Tormo de Valencia su cuarto título mundial de MotoGP con apenas 24 años, lo que lo coloca en un selecto grupo en el que sólo tiene por delante al australiano Mick Doohan (5) y a los italianos Valentino Rossi (7) y Giacomo Agostini (8).

Ninguno de ellos era tan joven como Márquez cuando celebraron su cuarta corona en la máxima categoría de las dos ruedas. Doohan tenía 32, mientras que Agostini contaba 28 y Rossi, 25.

A Márquez le bastaba un undécimo puesto en el Gran Premio de Valencia, el último de la temporada, para sellar su cuarto Mundial de MotoGP tras los cosechados de 2013, 2014 y 2016. Pero el abandono de Andrea Dovizioso a falta de cinco vueltas se lo dejó en bandeja. A ese palmarés hay que añadir un título de Moto3 en 2010 y otro de Moto2 en 2012.

Teniendo en cuenta su juventud, que un piloto de motos puede estirar su carrera hasta casi los 40 años y su voracidad, cabe preguntarse dónde está el límite de este deportista nacido el 17 de febrero de 1993 en Cervera (Lérida).

"Es un chico muy rápido, muy listo, seguro que puede ganar muchos campeonatos del mundo, pero espero que no me supere a mí", apuntó el propio Agostini el jueves en una entrevista con Onda Cero. "Está marcando una época. Si vuelve a ganar, su enemigo será él mismo", señaló en la misma cadena Jorge Martínez Aspar, cuádruple campeón mundial en las categorías más bajas.

Hace tres años, Doohan ya dejó claro que había Márquez para rato. "Se ocupa de destrozar la moral de los rivales", declaró en una entrevista en la que comparó a Márquez con el hombre más rápido del planeta: "Igual que sólo hay un Usain Bolt, sólo hay un Marc Márquez".

Los elogios no se detienen ahí. "Talento tenemos todos los que corremos en MotoGP. Pero hay gente que tiene ese algo. Él es como nuestro Leo Messi o nuestro Neymar", comentó una vez Stefan Bradl.

Más allá de poder igualar los títulos de MotoGP de Rossi o Agostini, también entra dentro de la lógica otro cálculo: que el español alcance las nueve coronas totales de Il Dottore. Y por qué no los 12+1 de Ángel Nieto o las 15 de Agostini. Por edad no será.

"Cada vez quieres más y más, porque para nosotros nunca es suficiente", afirmó Márquez en 2014 cuando ganó su segundo título. Entonces todos adoraban a aquel muchacho con cara de niño feliz, pelo revuelto, sin barba, y unos aparentemente inocentes 1,68 metros de altura.

Con el paso de los años tuvo roces con todos dentro de la pista, el más famoso de ellos el que lo enfrentó en 2015 a Rossi, su ídolo de la infancia. Pero casi siempre salió ganador.

Cuando el italiano ganó su primer título, en 1997, Márquez apenas tenía cuatro años. Con esa edad disputó su primera carrera. "Llevaba dos ruedecillas enganchadas a la rueda trasera porque aún no sabía ir recto del todo. El casco también me iba enorme. Acabé último, pero acabé", recordó hace tiempo.

Tras firmar un contrato con KTM con 14 años, Márquez debutó en el campeonato mundial un año después, en 2008. Pesaba sólo 34 kilos y medía 1,48 metros, por lo que tenía que poner un sobrepeso en su moto para poder competir.

En 2010 ganó su primer título en la categoría de 125cc. A la vez que vencía a sus rivales, el español se sometía a un dieta para sumar más masa corporal, pensando en un futuro en la categoría reina.

Tras operarse de la vista a comienzos de 2012 -"el momento más difícil de mi carrera", repite siempre que se le pregunta al respecto-, ganó esa temporada en Moto2 y decidió dar el salto a MotoGP en 2013, cuando conquistó un apretado título que se decidió en la última carrera.

2014 no empezó del todo bien para el español, que se rompió el peroné haciendo dirt-track durante la pretemporada. Pero ni eso lo frenó, pues se impuso en las diez primeras carreras del año.

Aquella temporada batió el récord de victorias y de poles (13). Además, es el mejor rookie de todos los tiempos y el piloto más joven en ganar un Gran Premio de MotoGP, con apenas 20 años y 63 días. Ese es Márquez, un caníbal de los récords.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios