Acusan a la ONU de ocultar los abusos sexuales que sufren sus empleadas

La ONU ha permitido la proliferación de casos de acoso y agresión sexual contra sus empleadas en sus oficinas de todo el mundo, en las que se ignora a las víctimas y los agresores operan con "impunidad", según la investigación divulgada el jueves por The Guardian.

Este periódico británico entrevistó a docenas de trabajadores y ex empleados de la ONU, quienes describieron una "cultura del silencio" dentro de su estructura y un sistema fallido a la hora de respaldar a las afectadas.

De los trabajadores encuestados, 15 empleadas aseguraron haber experimentado o denunciado situaciones de abuso sexual o agresión en los últimos cinco años, que van desde el acoso verbal hasta violaciones, según el informe.

El diario apunta que siete de esas mujeres denunciaron formalmente haber sido víctimas de uno de esos delitos, si bien los propios empleados de la ONU consideran que la denuncia es una vía que raramente escogen las personas que sufren los abusos por temor a perder su empleo o ante el convencimiento de que no se adoptarán medidas adecuadas para subsanar la situación.

"Si denuncias, tu carrera prácticamente se acaba, especialmente si eres asesor", indicó de manera anónima una de estas empleadas, que confesó haber sufrido acoso por parte de un supervisor dentro de la organización mientras trabajaba para el Programa Mundial de Alimentos.

The Guardian pudo hablar con trabajadores de la ONU de más de diez países, bajo la condición de anonimato, de los que tres mujeres que denunciaron haber sido víctimas de acoso sexual revelaron que, desde entonces, perdieron sus empleos o les amenazaron con la rescisión de sus contratos el pasado año. Por contra, los supuestos agresores continúan en sus puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios