Atractiva, brillante y ¿corrupta?

  • Primera ministra dos veces, la líder opositora asesinada ayer fue depuesta en ambas ocasiones por sospechas de delito

Comentarios 1

Benazir Bhutto, que ocupó el cargo de primera ministra de Pakistán en dos ocasiones, murió ayer en su país a consecuencia de un atentado, apenas dos semanas antes de que concurriera como aspirante para ocupar nuevamente ese cargo en las elecciones del 8 de enero.

Benazir Bhutto había regresado a Karachi (Pakistán) el pasado 18 de octubre después de llegar a un pacto con el actual presidente, Pervez Musharaf, mediante el cual la Justicia retiró los cargos de corrupción que pesaban sobre ella.

Nacida en Karachi el 21 de junmio de 1953, la hija del presidente musulmán suní Ali Bhutto se afilió al Partido Popular de Pakistán (PPP), fundado por su padre en 1967, cuando tenía 14 años. Desde muy joven sintió la vocación política y, pese a ser mujer y vivir en un país musulmán, Bhutto se preparó para llegar a las más altas instancias de su país. Estudió Ciencias Políticas en las universidades de Harvard (Estados Unidos) y Oxford (Reino Unido).

Bhutto supo conjugar las costumbres orientales y occidentales y esta mezcla de culturas se manifestaron en sus gobiernos.

Atractiva y brillante, Benazir encabezó dos Ejecutivos (1988-90 y 1993-96), pero no logró completar ninguno de sus mandatos, acosada por acusaciones de corrupción, de las que escapó optando por el exilio a principios de 1999.

Benazir, conocida por el apelativo familiar de Pinkie, fue testigo del derrocamiento de su padre por el general Zia, quien lo encarceló y ejecutó años después.

La muerte de su progenitor le hizo asumir la dirección del partido. Sufrió entonces largos periodos de prisión o bajo arresto domiciliario, que aprovechó para escribir su biografía, hasta que en 1984 se exilió en Londres, de donde regresó dos años después para recibir una apoteósica bienvenida en la que participó, en las calles de Lahore, un millón de personas.

A pesar de su educación occidental, Bhutto fue fiel a las costumbres de su país y se casó en un matrimonio concertado por su familia.

Su unión con Asif Zardari en 1987 la explicó en una entrevista con las siguientes palabras: "A veces la química funciona. Además, en un matrimonio arreglado, las expectativas no son muy altas y esto hace que las cosas puedan funcionar mejor".

La muerte del general Zia en un accidente de avión en agosto de 1988 y la celebración de elecciones la llevó al poder el 2 de diciembre de ese año, pero el 6 de agosto de 1990 el presidente Ishaq Khan la destituyó acusándola de abuso de poder, nepotismo y corrupción. Inmediatamente disolvió la Asamblea y convocó nuevos comicios.

Bhutto recordaba aquellos momentos con las siguientes palabras: "Mi carácter es muy luchador, cuando más dificultades tengo más ganas de vencer me nacen. Cuando me arrinconan contra la pared, más puedo luchar".

Volvió al poder en octubre de 1993, pero en tres años fue de nuevo destituida por corrupción, mala gestión económica y por la muerte extrajudicial de detenidos.

La líder de los pobres paquistaníes, como ella misma se definía, optó por abandonar Pakistán en forma de "exilio voluntario" que acabó el pasado 18 de octubre, tras casi nueve años, después de que le fuera garantizada una amnistía del presidente Pervez Musharraf.

Dejó atrás a su marido, conocido por los paquistaníes como el señor 10 por ciento, por las comisiones que cobraba para facilitar los contratos públicos, y quien pasó varios años en la cárcel antes de unirse a ella en el exilio en 2004.

Aunque Bhutto fue condenada en Pakistán en 1999 y 2001, por corrupción y evasión de la Justicia, las sentencias fueron anuladas por tribunales superiores.

Este año aún seguían abiertos varios procesos contra los Bhutto por corrupción, que fueron sobreseídos por orden de Musharraf a raíz del pacto al que llegaron y que fue apoyado por Estados Unidos.

Pese a repudiar la "dictadura" de Musharraf durante estos años, en que ha seguido presidiendo el PPP, principal fuerza de la oposición en el Parlamento, desde el exilio en Dubai y Londres, Benazir Bhutto ha terminado negociando con el presidente y jefe del Ejército paquistaní.

Su acuerdo de reparto de poderes con Musharraf defraudó a muchos en Pakistán, que lo consideraron una traición.

Benazir Bhutto tenía tres hijos que actualmente están en Dubai junto a su padre, un varón al que llamó Bilawal (1988) y dos hijas: Bajtawar (1990) y Asafa, quien nació en Londres en 1996.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios