Bush ordena la mayor reestructuración de servicios espionaje en tres décadas

  • El presidente de EEUU "pide a la comunidad de inteligencia que produzca información oportuna, precisa y perspicaz con énfasis en las amenazas del terrorismo internacional y las armas de destrucción masiva"

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha firmado un decreto que permitirá poner en marcha la mayor reestructuración de los servicios de espionaje desde hace tres décadas, informó la Casa Blanca.

La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, explicó que el nuevo decreto "pide a la comunidad de inteligencia que produzca información oportuna, precisa y perspicaz con especial énfasis en las amenazas planteadas por el terrorismo internacional y la propagación de armas de destrucción masiva". Añadió que la iniciativa ayudará a crear una comunidad de inteligencia "más efectiva" capaz de ofrecer al presidente y a sus asesores la información necesaria para defender la seguridad de Estados Unidos.

El Decreto 12333 otorga competencias adicionales al director nacional de inteligencia, un cargo creado por el Congreso en el año 2004 para coordinar el trabajo de las 16 agencias de espionaje, según adelantaban hoy los diarios The Wall Street Journal y The Washington Post.

El actual director, Mike McConnell, será el principal responsable de impulsar las relaciones con las agencias de inteligencia internacionales, de lo que tradicionalmente se ha encargado la Agencia Central de Inteligencia (CIA), según el Journal. McConnell también asumirá un mayor protagonismo a la hora de despedir y contratar a los responsables de la citada agencia y supervisar nuevos espías satélite y otros programas caros. Las operaciones encubiertas serán responsabilidad del Consejo de Seguridad Nacional, de la Casa Blanca, la CIA será la encargada de seguirlas y el director nacional de inteligencia las supervisará, según el Journal.

El rotativo destaca que distintos legisladores expresaron su frustración con el hecho de que la Casa Blanca no informase al Congreso sobre la histórica reestructuración. "No consultaron al Congreso en absoluto", dijo al periódico neoyorquino una fuente del Congreso. La reestructuración ha sido objeto de estudio durante más de un año, en un intento de actualizar un decreto presidencial de hace más de 30 años y uno de sus objetivos es reflejar los cambios organizativos que se realizaron en las agencias de inteligencia tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 contra Washington y Nueva York.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios