Cameron descarta realizar un segundo referéndum sobre el 'Brexit'

  • El primer ministro británico admite que las negociaciones con la UE serán "complejas" y "difíciles", pero insiste en que hay que respetar la decisión "soberana" del pueblo.

Comentarios 1

El Gobierno británico descartó este lunes celebrar otro referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido en la Unión Europea (Brexit), según confirmó un portavoz del primer ministro, David Cameron. Desde el número 10 de Downing Street, la residencia de Cameron, fuentes oficiales afirmaron que un segundo plebiscito "no está entre los planes" del Ejecutivo británico y que los ciudadanos ya votaron por un "resultado definitivo". 

Durante el fin de semana, hasta 3,7 millones de británicos apoyaron una petición ciudadana ante la Cámara de los Comunes para anular los resultados del referéndum del pasado día 23 y celebrar uno nuevo. El texto, impulsado por el británico William Oliver Healey, pide a los parlamentarios la "implementación de una norma por la cual si el voto por salir o quedarse (en la UE) está por debajo del 60%, con una participación inferior al 75%, debería convocarse otro plebiscito". El domingo  la comisión de peticiones de la Cámara de los Comunes eliminó 77.000 firmas fraudulentas de la solicitud, la cual se ha convertido en la más suscrita de la historia parlamentaria británica.

En la Cámara de los Comunes, el primer ministro británico admitió que los próximos pasos a seguir con "complejos" y "difíciles", pero que hay que respetar la decisión "soberana" del pueblo. También indicó que Londres consultará con todas las autonomías -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- sobre las negociaciones con la UE para asegurar que sus intereses son protegidos. 

El Gobierno evaluó el impacto del Brexit y el ministro de Economía, George Osborne, defendió a primera hora de la jornada la fortaleza de la economía británica, a fin de tranquilizar a los mercados antes de la apertura de la Bolsa de Valores. Como parte de las futuras conversaciones con Bruselas, Cameron creó la llamada "unidad del brexit", que estará integrada por funcionarios y presidida por el diputado tory Oliver Letwin, aunque sólo tendrá una función de asesoramiento y no de decisión. 

Los miembros de esta "unidad" deberán coordinar los puntos de vista de los departamentos del Gobierno acerca de la relación que el Reino Unido deberá tener con el resto de los 27 miembros de la UE. Para iniciar las negociaciones, Londres debe comunicar a la UE que activa el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso de negociación, cuyo periodo es de dos años, pero Cameron dejó claro hoy que por el momento no pedirá activar ese artículo. 

De cara a los mercados, el Gobierno intentó enviar una señal tranquilizadora después de que la libra perdiera más de un tres por ciento de su valor en los mercados y de las caídas de las bolsas. 

En una declaración este lunes por la mañana en Londres, Osborne admitió que es "inevitable" que la economía británica se ajuste a la nueva situación y recalcó a los empresarios que esta es "fundamentalmente fuerte" y "está abierta a los negocios". 

El titular del Economía, en su primera declaración después del referéndum del jueves, subrayó que el Reino Unido está "equipado" para afrontar las dificultades ante el "brexit" y que las medidas de ajuste tomadas por este Gobierno en los últimos años han permitido que la economía del Reino Unido sea hoy "fuerte" y "estable". "Yo había dicho que teníamos que reparar el tejado a fin de estar preparados para lo que pudiera pasar en el futuro y por suerte lo hemos hecho", explicó Osborne en su declaración al referirse a las medidas de austeridad adoptadas tras la última crisis global. 

Al mismo tiempo, el ministro dio a entender que no habrá un presupuesto de emergencia para responder a las consecuencias de un posible "brexit", como había advertido antes del referéndum, lo que hacía temer un alza de los impuestos. 

También explicó que habló con el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, y que hay "planes de contingencia" para responder a las eventualidades económicas que puedan surgir. 

Entre otras cosas, Cameron volvió tranquilizar a los ciudadanos comunitarios que viven en el Reino Unido al indicar que sus circunstancias no cambiarán en forma inmediata y también condenó los incidentes xenófobos denunciados en los últimos días, como el caso de un edificio cultural de la comunidad polaca que fue atacado en el oeste de la capital británica. 

El triunfo del brexit ha provocado una profunda crisis política en el Reino Unido, tanto en las filas conservadoras, que tendrán que elegir al nuevo líder, como entre los laboristas, cuyo líder, Jeremy Corbyn, afronta una rebelión del grupo parlamentario. 

Los conservadores confían en tener a su nuevo líder el próximo 2 de septiembre, según informó hoy el llamado Comité 1922, formado por el grupo parlamentario "tory" y encargado de supervisar el proceso. Los nombres que suenan como posibles aspirantes son el exalcalde de Londres Boris Johnson, a cargo de la campaña del "brexit", y la ministra de Interior, Theresa May, quien apoyó la permanencia pero es vista como una figura unificadora dentro del partido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios