Clinton y Obama se lanzan ahora en busca del voto afroamericano

  • Los demócratas aprovechan el aniversario de Martin Luther King para reafirmar su compromiso con los derechos civiles

Hillary Clinton rindió ayer homenaje a Martin Luther King buscando atraer a los votantes de ascendencia africana de cara a las primarias demócratas del próximo sábado en Carolina del Sur, donde su rival Barack Obama tiene fuerte respaldo de la comunidad negra. La senadora por Nueva York acudió a una misa y una marcha durante este día de fiesta en Estados Unidos por el cumpleaños de King (asesinado en Memphis en 1968), antes de enfrentarse a Obama en un debate televisivo.

Animada por otra victoria en su intento por llegar a la Casa Blanca, Clinton se quiere volcar con energía hacia los votantes afroamericanos, una influyente y crucial base demócrata más inclinada hacia Obama. Para Clinton, los comicios del próximo sábado son un oportunidad de ganarse la adhesión de los afroamericanos de Carolina del Sur y de otras dos docenas de estados que votarán en esta cerrada carrera demócrata en el supermartes del 5 de febrero.

Para Obama, que triunfó en el primer cruce electoral de Iowa, pero cedió ante Clinton en New Hampshire y el último sábado en Nevada, Carolina del Sur es una carrera que está casi obligado a ganar. También es su primera oportunidad de beneficiarse de una amplia afluencia de afroamericanos, una posición única como primer candidato negro con una expectativa realista de acceder a la presidencia.

Ambos intentaron simbólicamente el domingo dar comienzo a la campaña de Carolina del Sur en medio de feligreses religiosos.

En Nueva York, Clinton recibió el respaldo del reverendo Calvin Butts, pastor de la más antigua iglesia Baptista de su Estado. Butts dijo que alguien le preguntó por qué como hombre negro en este país, había elegido anunciar su respaldo a una mujer blanca? "Bueno, mis amados, para mí ésta no fue, no es ni será una decisión basada en la raza" argumentó.

Obama hizo una aparición simbólica en la iglesia baptista Ebenezer, de Atlanta, el punto de partida de la cruzada del líder de los derechos civiles Martin Luther King. "Les pido que caminen conmigo, que marchen conmigo, y unan sus voces con la mía", dijo Obama a la feligresía. "Juntos cantaremos la canción que derribe las barreras que nos dividen, y levantaremos un Estado Unidos que es de hecho indivisible, con libertad y justicia para todos".

Los votantes afroamericanos -casi la mitad del electorado demócrata en Carolina del Sur- ayudaron a Bill Clinton en dos ocasiones a imponerse en las elecciones para la Casa Blanca. Y se espera que el hombre a menudo calificado de "el primer presidente negro" intente recrear esa mística con un impulso personal a la campaña de su mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios