Dimite el portavoz de Evo Morales y dice que el Gobierno necesita "un golpe de timón"

  • Algunos analistas interpretaron la dimisión de Contreras como señal de un posible cambio de orientación en el Gobierno hacia una actitud más flexible, dada la crisis política por la que atraviesa el país

El portavoz del presidente Evo Morales, Álex Contreras, ha renunciado a su cargo de forma "irrevocable" y sostiene que el Gobierno necesita "un golpe de timón" y que los movimientos sociales deben ser los guardianes del cambio en Bolivia.

Contreras, uno de los colaboradores más cercanos a Morales y su portavoz desde que llegó al poder en enero de 2006, leyó su carta de renuncia en el Palacio de Gobierno, ante los medios de comunicación.

Su dimisión se produce, según reconoció el mismo Contreras, en medio de la "difícil coyuntura" que atraviesa el país, dividido entre el proyecto constitucional de Evo Morales y los procesos autonómicos de varias regiones opositoras.

La renuncia fue comunicada a la prensa mientras el gobernante se encontraba en el estadio de la ciudad andina de Potosí, donde se juega el partido entre Real Potosí y el Caracas FC, por la Copa Libertadores de América.

Contreras ejercía como Director General de Comunicación, que controla los medios de televisión y radio del Estado, además de jefe de prensa del Palacio de Gobierno.

El Gobierno comenzó su revolución con "paso firme y altivo", con medidas que beneficiaron a las mayorías, pero descuidaron a "grupículos y logias ligadas" al neoliberalismo y "también a los enemigos internos que ahora se han convertido en un obstáculo al proceso de cambio", apuntó.

También reclamó la unidad de la patria antes que división, "diálogo con todos los sectores antes que violencia, libertad de expresión antes que censura, transparencia antes que hechos de corrupción, gestión antes que desinformación". "La calidad de la información define la calidad de la democracia", indicó Contreras.

Además, aseguró que la única forma de profundizar la revolución es fortaleciendo los principios del gubernamental Movimiento Al Socialismo (MAS) junto a los movimientos sociales, "sin influencia de personajes que no comulgan con el proceso histórico que vive el país".

"Necesitamos un golpe de timón para mandar obedeciendo", sostuvo, en alusión a los movimientos sociales que, a su juicio, deben ser "los guardianes de este proceso de cambio, recuperando protagonismo y participación activa".

Destacó que no se puede permitir que en el Gobierno "exista el mínimo intento de atentar conta la libertad de prensa y expresión porque es atentar contra la democracia" y le pidió a Morales no cambiar en su postura antineoliberal y antiimperialista.

Algunos analistas consultados por Efe interpretaron la dimisión de Contreras como señal de un posible cambio de orientación en el Gobierno de Morales hacia una actitud más flexible, dada la crisis política por la que atraviesa el país.

La politóloga Ximena Costa recordó, no obstante, que habrá que esperar a que el mandatario confirme la renuncia de Contreras, al que situó dentro de un grupo del Gobierno cercano al presidente que se ha caracterizado por una línea de confrontación.

Álex Contreras ha sido uno de los colaboradores más cercanos de Morales y ha estado a su lado desde su etapa como dirigente sindical antes de ganar las elecciones presidenciales de 2005, campaña en la que también participó de forma activa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios