El jefe de EEUU en Iraq asegura que los progresos en seguridad son "frágiles y reversibles"

  • El general estadounidense ha recomendado congelar por 45 días, a partir de julio, la retirada de las tropas norteamericanas de Iraq

El jefe militar estadounidense en Iraq, el general David Petraeus, ha asegurado que en los últimos meses ha habido "progresos significativos, pero desiguales" en el país árabe.

"La situación de seguridad es significativamente mejor que hace quince meses, pero los progresos logrados son frágiles y reversibles", dijo el general ante el Senado estadounidense en su comparecencia semestral ante el Legislativo, a la que acudió acompañado por el embajador en Bagdad, Ryan Crocker. Además, Petraeus ha recomendado congelar por 45 días, a partir de julio, la retirada de las tropas norteamericanas de Iraq.

Petraeus y Crocker fueron convocados de nuevo, como en septiembre pasado, para informar de los resultados la estrategia militar comenzada en enero de 2007, cuando se aumentó de 130.000 a 168.000 soldados el despliegue estadounidense en Iraq.

La comparecencia del martes de los dos principales representantes de Estados Unidos en Iraq tiene un carácter especial, dada la presencia de los tres senadores que aspiran a la Casa Blanca, el republicano John McCain, que ya ha obtenido la candidatura de su partido, así como Hillary Clinton y Barack Obama, que luchan por la demócrata.

El primero de ellos en intervenir fue McCain, quien afirmó que "el aumento de la seguridad ha llevado a una oportunidad más amplia de solución política en Iraq".

El senador por Arizona agregó que EEUU debe mantener su compromiso y su presencia militar en Iraq porque "una guerra civil podría descender a un genocidio" con repercusiones en todo Oriente Medio y en toda la región del golfo Pérsico.

Criticó con dureza, además, la postura de sus rivales demócratas, que ya han anunciado que si ganan en los comicios presidenciales de noviembre, ordenarán la retirada de las tropas de Iraq. "Una retirada imprudente e irresponsable constituiría un gran error político y moral" por parte de Estados Unidos, dijo.

Previamente a su intervención, el presidente del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, el demócrata Carl Levin, dijo que la violencia reciente en Bagdad suscita dudas sobre el éxito del reforzamiento militar en Iraq comenzada en enero de 2007.

"El aumento de la violencia crea dudas sobre el éxito militar del incremento de fuerzas, pero también sobre su propósito, según lo había anunciado el presidente George W. Bush el año pasado, esto es, darle a los dirigentes iraquíes el espacio para que logren una solución política", agregó Levin, quien dijo que "esto no se ha logrado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios