La Fiscalía colombiana ordena la detención de un primo de Uribe por "parapolítica"

  • el ex senador Mario Uribe ha sido arrestado en el marco de una investigación por presuntos vínculos con los paramilitares de ultraderecha

La Fiscalía General de Colombia ordenó hoy el arresto del ex senador Mario Uribe, primo del presidente Alvaro Uribe, en el marco de una investigación por presuntos vínculos con los paramilitares de ultraderecha.

El dirigente político, líder del partido oficialista Colombia Democrática, fue vinculado al caso por la Corte Suprema en octubre pasado, pero renunció a su escaño en el Senado para que la investigación pasara a manos de la Fiscalía General.

El organismo manifestó en un comunicado que la orden de detención preventiva, "sin sustitución ni excarcelación", fue firmada por el fiscal Ramiro Marín y busca escuchar en indagatoria al investigado.

La causa de la "parapolítica" compromete a cerca de 60 congresistas elegidos en 2006, de los cuales 32 han sido afectados por órdenes de arresto, la gran mayoría pertenecientes a la coalición de centro-derecha que respalda al gobierno de Uribe.

Más de 20 de los políticos comprometidos han renunciado al Congreso para que sus casos sean asumidos por la Fiscalía, instancia en la que se sienten con más garantías procesales.

El proceso contra el ex senador Uribe se basa en gran parte en el testimonio de un ex paramilitar que se acogió a un programa de protección de testigos y ahora vive en Canadá, quien asegura que el primo del presidente se hizo del apoyo de paramilitares para apoderarse de tierras en el departamento de Sucre (norte).

Según el ex paramilitar, el político también tuvo relaciones comerciales con Juan Carlos Sierra, quien afronta cargos de narcotráfico y participó en las negociaciones que entre 2003 y 2006 permitieron la desmovilización de más de 31.000 miembros de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

El ex congresista ha afirmado que su relación con Sierra fue "transitoria" y que se presentó sin saber que éste tenía problemas con la justicia.

En los testimonios contra Uribe, que fue presidente del Senado, también ha participado quien fuera el máximo jefe de las AUC, Salvatore Mancuso, quien dijo que en 2002 se reunió dos veces con él para acordar un respaldo político en las elecciones. "Le dimos votos", dijo el ex líder paramilitar en una indagatoria.

Tras renunciar a su curul, Uribe fue reemplazado por Ricardo Elcure, quien este lunes fue arrestado por orden de la Corte Suprema, también en desarrollo del caso de la "parapolítica".

La crisis que afecta al Congreso desde el año pasado creció la semana pasada, cuando la Corte Suprema anunció que había abierto sendas investigaciones contra la presidenta del Senado, Nancy Patricia Gutiérrez, y el también senador Carlos García, presidente de la principal colectividad de la coalición gobernante, el Partido Social de Unidad Nacional.

Las investigaciones han tocado muy de cerca al gobierno, pues por ejemplo el año pasado María Consuelo Araújo renunció al cargo de ministra de Relaciones Exteriores cuando la Corte Suprema vinculó al proceso a su hermano Alvaro, entonces senador, ahora detenido.

Cuando su primo fue vinculado a la investigación por la Corte Suprema, el presidente Uribe dijo que eso lo afectaba en la parte personal y familiar, y se declaró "muy triste".

El proceso de la "parapolítica" comenzó en 2006, cuando las autoridades encontraron una computadora perteneciente a alias "Jorge 40", uno de los principales jefes de las AUC, con información sobre los nexos de la clase política con los paramilitares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios