El Gobierno argentino pierde la batalla al retirar la ley que le enfrentó con el campo

  • El anuncio llega el día después de que el vicepresidente tumbara el decreto en el Senado

El Gobierno argentino anunció ayer la suspensión del decreto que subía los impuestos a las exportaciones de granos y que desató una crisis entre el Ejecutivo y el sector agrario.

El anuncio fue realizado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, después de la polémica desatada por el rechazo del Senado a esa medida, con el voto decisivo del vicepresidente, Julio Cobos.

La subida de impuestos a la exportación de granos fue decretada por el Gobierno en marzo pasado, lo que desencadenó una ola de movilizaciones y protestas del sector agropecuario que provocaron pérdidas millonarias y un severo desgaste de la presidenta argentina, Cristiva Fernández.

La medida, que entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado, el próximo lunes, establece que el nivel de impuestos para las exportaciones de soja, trigo, maíz y girasol se retrotraiga a los niveles establecidos en noviembre último, por lo que volver a aplicarse un impuesto fijo del 35%, del 28 en el caso del trigo, del 25 en el del maíz y del 23% para las de girasol.

El texto de la medida, que lleva la firma de la jefa del Estado, defiende la decisión del Ejecutivo argentino de aplicar el plan de retenciones que rechazó el jueves el Senado y cuestiona las protestas que llevaron a cabo las entidades agrícolas a partir de su puesta en marcha.

En este sentido, señala que la medida adoptada mediante el "uso legítimo de facultades constitucionales y legales fue el pretexto para un violento cese de la actividad" que supuso el inicio de protestas como los cortes de carreteras o el desabastecimiento de productos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios