Hollande se muestra dispuesto a prohibir las manifestaciones

  • El Gobierno francés niega fallos en el seguimiento al yihadista condenado que asesinó a dos policías

El presidente de Francia, François Hollande, amenazó ayer con prohibir las manifestaciones contra la reforma laboral si éstas amenazan la seguridad después de que las protestas del martes terminaran con 58 detenidos y 29 policías y 11 manifestantes heridos.

"Si no se reúnen las condiciones para proteger los bienes personales o públicos, y por el momento no ocurre, se tomará la decisión caso por caso de no autorizar las manifestaciones", señaló Hollande a través de un portavoz.

Francia rindió ayer homenaje a la pareja de policías asesinada el lunes por un yihadista reincidente con un minuto de silencio y distintos reconocimientos a la labor de las fuerzas del orden en los que se negó que lo sucedido pueda atribuirse a una negligencia en el seguimiento al autor.

En una jornada en la que la investigación de la Fiscalía antiterrorista no arrojó nuevos datos sobre lo sucedido, las manifestaciones públicas de las autoridades se centraron en la condena a ese crimen y en la defensa del trabajo de los servicios de seguridad.

El primer ministro, Manuel Valls, destacó que el asesino, Larossi Abballa, había cumplido una pena por terrorismo en 2013 y que las escuchas telefónicas a las que fue sometido en los últimos meses no habían suscitado sospechas.

El acto de un terrorista solitario "es el más difícil de detectar", dijo sobre el perfil de ese joven que juró lealtad hace tres semanas al Estado Islámico y que acabó siendo abatido por las fuerzas del orden horas después del crimen.

Abballa, francés de 25 años de origen marroquí que se radicalizó a través de internet, tenía un historial de delincuente común y fue juzgado y sentenciado a tres años de cárcel por ser miembro de una red que enviaba a yihadistas a Pakistán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios