Miles de egipcios condenan la violencia en la plaza Tahrir en un nuevo pulso a la Junta Militar

  • Un grupo de mujeres muestra su indignación en la protesta por los últimos ataques sufridos

Con el recuerdo vivo de la violencia que en la última semana sufrieron los manifestantes, en especial las mujeres, miles de egipcios se concentraron ayer en la plaza Tahrir para condenar los ataques en un nuevo pulso contra la Junta Militar.

El ambiente era tranquilo en Tahrir, epicentro de la revolución del 25 de enero, en cuyos alrededores se sucedieron graves disturbios entre el pasado viernes y el martes que dejaron al menos 17 muertos y casi mil heridos. Algunos de esos heridos, con vendas y muletas, hicieron acto de presencia ayer en la plaza para reivindicar "dignidad y respeto hacia sus vidas".

Ahmed Mustafa fue uno de aquellos a quienes las fuerzas militares dispararon en las piernas y en el pecho, según relató en una de las tiendas de campaña erigidas en el centro de la plaza y rodeadas por una gran bandera egipcia. "Queremos libertad, queremos decir a (el primer ministro egipcio) Kamal Ganzuri y al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que se vayan", afirmó.

Los manifestantes rechazaron también la actitud del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que había negado cualquier responsabilidad en los incidentes pese a las evidencias de que militares dispararon y agredieron a los manifestantes.

A escasos metros, un grupo de egipcias -protegidas por un cordón de hombres- pedía respeto a las autoridades y mostraban su indignación tras los últimos ataques sufridos por mujeres a manos de efectivos militares en los disturbios.

Mientras, en la plaza cairota de Abasiya, otra concentración fue convocada para apoyar a la Junta Militar y criticar a los manifestantes de Tahrir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios