Obama y Hillary entran en descalificaciones personales

  • La ex primera dama acusó al senador de alabar la doctrina Reagan y éste dijo que se veía compitiendo a la vez con Hillary y Bill Clinton

La carrera demócrata a la Casa Blanca parece haberse quedado en cosa de dos y, a estas alturas, la tensión ya es palpable entre los senadores Barack Obama y Hillary Clinton. En un debate televisado por la CNN, la ex primera dama centró sus críticas al candidato afroamericano por sus pasados elogios al antiguo presidente republicano Ronald Reagan, acusándole de alabar las ideas del partido opuesto durante más de una década. En respuesta, Obama aseguró que simplemente pretendía valorar a Reagan como persona capaz de unir a rivales políticos, a lo que añadió: "Tu marido lo hizo". "Yo estoy aquí, no él", replicó Clinton, ante lo que Obama volvió a recuperar sus críticas respecto a su juicio excesivo papel que está jugando en la campaña el último presidente demócrata de los Estados Unidos.

Obama, Clinton y el tercero en discordia, John Edwards, mantuvieron un agrio debate televisado en el que intercambiaron duros reproches. De hecho, y en vista de su papel de convidado de piedra, Edwards acusó a sus rivales en varias ocasiones de reñir entre ellos y de no poder hacerse escuchar ni tomar parte en un encuentro que terminó por convertirse en un combate de los dos que a priori cuentan con más opciones de presentarse a los comicios presidenciales.

Clinton acusó a Obama de alabar las ideas de la oposición durante los últimos 10 ó 15 años, en alusión a las declaraciones del senador en las que declaró que Reagan "cambió la trayectoria de Estados Unidos". "Ahora, personalmente, pienso que ellos tienen ideas. Pero eran malas ideas", afirmó la ex primera dama. El hipotético primer presidente negro, respondió para aclarar que no pretendía elogiar las ideas republicanas, sino simplemente la capacidad de Reagan para unir a sus rivales políticos. "Tu marido lo hizo", agregó, aludiendo a Bill Clinton.

"Yo estoy aquí, no él", respondió la senadora. "Bueno, a veces no puedo decir contra quién estoy compitiendo", replicó Obama, en una nueva escenificación de su creciente irritación por el papel que el ex presidente está jugando en la campaña de su esposa, en la que participa, entre otros argumentos, con acusaciones contra Obama.

A los gestos serios les acompañaron palabras duras, como la acusación directa de Clinton hacia Obama atribuyéndole una asociación con un "patrón de los suburbios", tal y como se refirió a un hombre de negocios perseguido por fraude fiscal y que ha aportado cuantiosas cantidades de dinero a la candidatura de Obama, según informaciones de The New York Times. El senador de Illinois tampoco perdió ocasión de recordar el pasado de Clinton, afirmando que mientras él trabajaba en "las calles" de Chicago como líder comunitario la ex primera dama era directora de la empresa Wal-Mart, cuyo sillón ocupó de 1986 a 1992.

El debate coincidió con el día de Martin Luther King y la publicación de un sondeo realizado por la cadena CNN acerca de la aceptación entre los estadounidenses de un presidente negro. Así, un 72% de los blancos y un 61% de los ciudadanos negros estaría dispuesto a tener a un presidente de esta raza sentado en el despacho oval. Una opción que representa Obama, el primero con opciones de lograr esta gesta, en la que también pelea Hillary Clinton, que sería la primera mujer en convertirse en presidenta.

La próxima cita de los republicanos con unas primarias tendrá lugar el sábado en Carolina Sur, donde Obama parte con ventaja en las encuestas, especialmente aupado por la gran presencia negra entre los ciudadanos. Además, cada vez queda menos para el supermartes del 5 de febrero, jornada en la que votarán 22 estados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios