El Pentágono suspende un programa de analistas que hablaban bien de Iraq en los medios

  • Investigan si es ilegal que militares retirados 'cultivados' por el Gobierno hayan aparecido "decenas de miles" de veces en televisión y radio para defender la política antiterrorista de Bush

El Pentágono ha suspendido el programa bajo el cual suministraba información sobre Iraq a militares jubilados que después aparecían como analistas en medios de comunicación para dar una imagen positiva de la guerra. El portavoz del Departamento de Defensa, Bryan Whitman, calificó hoy la suspensión del polémico programa de "temporal" para que el Pentágono pueda revisar su aplicación y decidir si violaba o no las normas internas.

La suspensión del programa se produce una semana después de que el diario The New York Times revelara que el Pentágono ha "cultivado" desde 2002 a varias docenas de expertos en materia de defensa para generar una cobertura "favorable" a la guerra en Iraq en los medios de comunicación a través de una campaña de persuasión.

Los militares retirados aparecieron "decenas de miles" de ocasiones en la televisión y la radio, donde hablaron favorablemente de la política hacia Iraq, Afganistán y sobre la lucha antiterrorista en general. A raíz de la información publicada varios congresistas demócratas expresaron su enfado por el programa y exigieron al Pentágono que lo investigue.

El ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld comenzó en 2003 con el suministro de información a militares retirados, poco antes de la invasión de Iraq. El diario neoyorquino informa de que el Gobierno del presidente George W. Bush ha utilizado a los analistas como una especie de caballo de Troya en los medios, un instrumento para moldear la cobertura mediática de la lucha antiterrorista.

Según el rotativo, los analistas, muchos de ellos relacionados con contratistas militares, recibieron "centenares" de reuniones informativas privadas con autoridades de Defensa y tuvieron acceso a información clasificada en viajes pagados por el Pentágono a Iraq y a la base naval de Guantánamo, en Cuba.

Muchos de los analistas utilizados como "mensajeros" por el Gobierno estadounidense tienen vínculos con las más influyentes empresas de defensa en EEUU y representan a más de 150 contratistas militares, ya sea en calidad de consultores, ejecutivos o miembros de sus juntas directivas, según el diario.

El programa fue gestionado por la oficina de Relaciones Públicas del Departamento de Defensa, que será investigada también, según el portavoz Whitman, quien cree que no se violó ninguna ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios