Mundo

La Policía rusa detiene a 1.200 opositores que se manifestaban contra Putin

  • Entre los arrestados está Alexei Nalvani, uno de los cabecillas

  • En Moscú grupos de apoyo al presidente agredieron a los asistentes

La Policía efectúa varias detenciones en Moscú durante las protestas contra Putin. La Policía efectúa varias detenciones en Moscú durante las protestas contra Putin.

La Policía efectúa varias detenciones en Moscú durante las protestas contra Putin. / MAXIM SHIPENKOV / efe

La Policía rusa actuó ayer con contundencia al detener en una veintena de ciudades a más de 1.200 opositores que acudieron a una protesta bajo el lema No es nuestro zar, a dos días de la investidura del presidente, Vladimir Putin.

La mitad de los detenciones se registraron en Moscú, donde los opositores al Kremlin, la mayoría jóvenes, se encontraron en el lugar donde fueron convocados con grupos que apoyan a Putin, entre ellos hombres vestidos de cosacos y miembros de las juventudes del partido oficialista Rusia Unida.

Medios opositores que retransmitieron en directo la protesta denunciaron que los cosacos golpearon a algunos manifestantes, mientras que vídeos y fotografías difundidos en internet demuestran que la Policía empleó la fuerza en algunas detenciones.

Un agente advertía por megafonía a los ciudadanos que se dispersaran, bajo la amenaza del "empleo de la fuerza física y medios especiales".

Lejos de dejarse intimidar y pese a los esfuerzos de la policía para cortar el paso a los manifestantes, cientos de ellos bloquearon el tráfico en algunas de las calles cercanas a la plaza Púshkinskaya. Al grito de "vergüenza", rodearon varios coches de la Policía en la calle Malaya Dmitrovka, en el corazón de la capital rusa.

El jefe del Consejo de Derechos Humanos adjunto al Kremlin, Mijail Fedótov, argumentó que la policía actuó en Moscú "para impedir que partidarios de distintas posiciones" políticas "diriman sus diferencias a puñetazos". "La situación en la plaza Púshkinskaya, donde se reunieron los manifestantes, se agudizó porque también acudieron hasta ese lugar grupos de gente con otras posturas políticas, y empezó un enfrentamiento que realmente pudo haber acabado en disturbios", apuntó Fedótov.

También en San Petersburgo fueron miles las personas que respondieron a la convocatoria del líder opositor Alexei Navalni, detenido por la policía nada más llegar a la manifestación en Moscú.

Las autoridades pusieron todo su empeño en impedir una gran acción en la capital imperial -patria chica de Putin- al cerrar al paso de los transeúntes la Plaza de los Palacios y la plaza Campo de Marte, los dos lugares en los que estaba previsto celebrar la protesta. Pero los manifestantes lograron hacerse notar y tomaron la céntrica avenida Nevski, la principal arteria de la ciudad.

La protesta contra Putin se celebró en casi un centenar de ciudades de todo el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios