Prodi pide confianza al Parlamento sin tener la mayoría en el Senado

  • El primer ministro italiano se somete hoy al voto de la Cámara Baja italiana tras quedar en minoría por la salida del Gobierno de los democristianos

Comentarios 0

El primer ministro italiano, Romano Prodi, se someterá a un voto de confianza en la Cámara de los Diputados y en el Senado para verificar si cuenta con el apoyo suficiente para dirigir el Gobierno de Italia, mientras la oposición conservadora afila ya sus armas de cara a unas posibles elecciones anticipadas.

El primer ministro compareció ayer ante la Cámara Baja para explicar la situación política después de que los democristianos de la Unión de los Demócratas para Europa (Udeur) anunciaran el lunes que abandonaban la coalición gubernamental.

La salida del Udeur deja al Ejecutivo de Prodi sin mayoría en el Senado.

Ante esta circunstancia, al presidente del Gobierno se le abrían dos caminos: presentar su dimisión ante al jefe del Estado, Giorgio Napolitano, o comprobar quiénes de sus aliados mantienen su confianza en él.

Prodi justificó su decisión de pedir el voto de confianza al asegurar que "sólo el Parlamento puede determinar si un Gobierno tiene la legitimidad de continuar con su trabajo".

El primer ministro, que aseguró haber conocido las intenciones del Udeur a través de los medios de comunicación, añadió que "la suerte de un Gobierno sólo la puede determinar el Parlamento y no los debates televisivos ni las agencias de prensa".

Prodi encaró entonces a sus aliados y les exigió que "asuman la responsabilidad para la que han sido elegidos".

"Este Gobierno nació gracias a un pacto, firmado por todos los partidos que formaban parte de la coalición de centroizquierda, en el que se comprometían a apoyarlo durante toda la legislatura", insistió Prodi.

Un mensaje dirigido especialmente al secretario del Udeur, Clemente Mastella, que dimitió la semana pasada como ministro de Justicia al verse envuelto, junto con su mujer, en un caso de corrupción política.

Mastella ha pasado los veinte meses que se lleva de legislatura con amenazas de hacer caer el Gobierno por sus continuas rencillas con el resto de aliados, y el lunes cumplió sus promesas: retiró su apoyo y pidió la convocatoria de elecciones anticipadas.

Las declaraciones de voto en la Cámara de los Diputados comenzarán hoy y la confianza se votará unas horas después, mientras que la gran prueba para el Gobierno de Prodi llegará el jueves, con la votación en el Senado.

A pesar de que la Udeur, con 14 diputados, ha manifestado su intención de no apoyar al Gobierno, según los últimos cálculos, Prodi obtendría una mayoría suficiente en la Cámara.

El gran problema, como desde que comenzó su legislatura, será la votación en el Senado, donde la coalición gubernamental contaba hasta ahora con dos escaños de ventaja, entre ellos los tres de la Udeur.

No obstante, puede contar también con los votos de los senadores vitalicios que siempre le han apoyado -Carlo Azeglio Ciampi, Emilio Colombo, Rita Levi Montalcini y Oscar Luigi Scalfaro-, a los que se les podrían sumar Giulio Andreotti y Francesco Cossiga.

"Pienso que lo lograremos también esta vez", dijo Prodi al llegar ayer a la Cámara de los Diputados, aunque su decisión parece más un deseo de caer con dignidad del Gobierno que la solución para salvarlo.

La oposición conservadora clama por las elecciones en primavera (la legislatura termina en 2010) y ya ha empezado a mover su hilos ante esta posibilidad.

El ex presidente del Gobierno y líder de la oposición Silvio Berlusconi afirmó que su nueva lista Pueblo de la Libertad se presentará a las futuras elecciones junto a sus aliados, de los que se había distanciado en los últimos meses.

El reagrupamiento es una hipótesis que abrazó también el secretario de la derechista Alianza Nacional, Gianfranco Fini, que apuntó, además, que Berlusconi seguirá como líder de la coalición y candidato a presidente del Gobierno italiano.

Si Prodi pierde su voto de confianza en una de las dos Cámaras, tendrá que acudir ante el jefe de Estado, quien tendrá que decidir si convoca elecciones o forma un Gobierno de transición para realizar algunas reformas urgentes, como la nueva ley electoral.

La crisis actual fue acelerada por la modificación del panorama político y, sobre todo, por el nacimiento del Partido Demócrata, la nueva formación de centroizquierda dirigida por el alcalde de Roma, Walter Veltroni.

más noticias de MUNDO Ir a la sección Mundo »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios