Rajoy lanza un mensaje de calma a los españoles que residen en el Reino Unido

  • El Gobierno les garantiza que mantendrán sus derechos "sin ninguna restricción" hasta que se complete el proceso de ruptura

El Gobierno lanzó ayer un mensaje de tranquilidad a los españoles residentes en el Reino Unido y Gibraltar y a los británicos que viven en España, así como a empresas y mercados, en un día en el que, junto a la oposición, lamentó los resultados del referéndum a favor de abandonar la UE.

En una comparecencia en el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, avanzó que se reunirá con los líderes de los principales partidos políticos antes del Consejo Europeo de la próxima semana y de hecho ayer mismo habló por teléfono con los líderes del PSOE, Pedro Sánchez; Podemos, Pablo Iglesias, y Ciudadanos, Albert Rivera, para conocer su opinión.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo un llamamiento a todos los partidos para trabajar juntos de cara a fortalecer la posición de España, que es la defensa de la UE, de los valores europeos y del proceso de integración.

Rajoy defendió que España tiene ahora gran parte de sus necesidades financieras cubiertas y un sistema saneado que permitirá al país afrontar en condiciones de solidez las posibles turbulencias que pueda ocasionar el Brexit.

Garantizó a los españoles que residen o realizan actividades comerciales en el Reino Unido o Gibraltar que seguirán manteniendo todos sus derechos "sin ninguna restricción" hasta que no se complete la salida de ese país de la UE, al igual que a los británicos que residen y trabajan en España.

También pidió tranquilidad a empresas y operadores económicos, que mantienen, dijo, la libertad de establecimiento, de prestación de servicios o de importación de mercancías.

"Hay que estar tranquilos, no hay nada que temer", agregó Rajoy luego en Valencia, donde recalcó que "hay que andar con mucho cuidado a la hora de convocar referéndums" porque quien lo hace "le traslada al pueblo la decisión que como gobernante le corresponde" y hace "que voten otros".

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, fue el primero en reaccionar al Brexit y lo vio con "bastante preocupación", ante lo que apostó por "más Europa".

Desde el PSOE, Pedro Sánchez afirmó que el Brexit es "un golpe muy duro" y advirtió de que lo ocurrido en el Reino Unido se debe a la "confluencia entre una derecha irresponsable y el populismo".

En ese sentido, pidió el voto para evitar que esa situación se dé en España. "Yo no quiero eso para España, la salida es un PSOE fuerte y ganador que apueste por la socialdemocracia", subrayó. Además, aseguró que la decisión de los británicos de abandonar la UE tiene que servir de lección frente aquellos que defienden resolver los problemas de los ciudadanos a través de referendos, como el que se defiende en Cataluña.

A raíz del Brexit, el PP hizo público un vídeo de campaña en el que pide que se vote "experiencia, estabilidad, certidumbre y futuro" frente a opciones como Pablo Iglesias, un argumento que apoya en declaraciones del líder de Podemos en las que abogaba por "tomar el control de la política monetaria saliendo del euro".

Iglesias reclamó "altura política suficiente" para no mezclar cuestiones de política exterior con las elecciones generales y no aprovechar el referéndum británico "para ganar un puñado de votos". Tras calificar esta decisión de "mala noticia" para la UE, recordó que su partido ha sido el único que hizo campaña en el Reino Unido a favor de la permanencia y añadió que ahora toca "refundar la UE, devolverla a los valores sociales que convirtieron a Europa en un espacio atractivo para los pueblos".

Albert Rivera tachó por su parte el Brexit de "mala noticia", pero agregó que es también una "oportunidad" para afrontar las reformas pendientes como única vía para detener a los "populismos" que crecen en el continente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios