Elecciones en italia

Triunfo de Berlusconi en las legislativas de Italia

  • El líder conservador y magnate de los medios de comunicación Silvio Berlusconi obtiene la mayoría absoluta en el Congreso y el Senado italianos

Comentarios 61

El magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi, líder de la derecha, ha triunfado en las elecciones legislativas del domingo y lunes en Italia y se prepara a gobernar "meses difíciles", según ha anunciado por la noche en un canal de televisión, mientras se procedía al recuento de las papeletas con la lentitud habitual.

"Sí, hemos ganado", reconoció Berlusconi, tras advertir a los italianos que "nos enfrentamos a meses difíciles que exigen un gran esfuerzo", en una entrevista hecha por teléfono durante el programa de televisión Porta a Porta.

Los resultados oficiales, tras escrutar 55.600 de las 60.000 mesas electorales, otorgan a la coalición de Berlusconi (Pueblo de la Libertad, su partido, junto con la Liga Norte y el Movimiento para la Autonomía) el 47,1% de los votos del Senado, contra el 38,1% del centro-izquierda de Walter Veltroni.

Según las proyecciones del Instituto Consortium para la televisión pública RAI, Berlusconi obtiene la mayoría absoluta en el Senado, con 162 escaños sobre un total de 315, y en la Cámara de Diputados, donde cuenta con una ventaja del 8,5%. Berlusconi dispondrá de una amplia mayoría en el Parlamento para gobernar y pasar página a la derrota por un puñado de votos que sufrió en el 2006, cuando perdió la oportunidad de ser reelegido.

"La victoria de Berlusconi es clara, la derecha gobernará el país", reconoce el líder del Partido Democrático, Walter Veltroni, principal adversario de Berlusconi, durante una conferencia de prensa celebrada este mismo lunes en Roma. El líder de la derecha italiana gozará de holgada mayoría en las dos cámaras del Parlamento para poder gobernar a Italia, una república con un régimen parlamentario.

El ex alcalde de Roma, Walter Veltroni, de 52 años, alcanza el 33% de los votos en el Senado, un resultado relativamente positivo, ya que cargaba la herencia del desgastado gobierno de centro-izquierda de Romano Prodi, que cayó tras 20 meses de divisiones.

"Veltroni esperaba obtener un resultado mejor", comenta a la agencia AFP el politólogo Stefano Folli, director del diario Il Sole 24 Ore. Sin embargo, el desafío de Veltroni, con el recién fundado Partido Democrático (PD), que intentó movilizar a cientos de italianos prometiendo "reformas serenas", ha sido acogido tibiamente por los italianos, que prefirieron el regreso de Berlusconi.

Uno de los aspectos más destacados, además del triunfo de Berlusconi, es la subida que ha registrado laLiga Norte, el movimiento federalista y populista de Umberto Bossi, con frecuencia xenófobo, el cual alcanzaría un 8,3%, contra el 4,5%, del 2006. "Su influencia será notable", comenta el politólogo Massimo Franco.

Bossi llegó a amenazar con "tomar los fusiles contra los canallas romanos" y presiona para que Alitalia no sea vendida al grupo franco-holandés Air France-KLM, que será la primera prueba delicada para el tercer gobierno de Berlusconi. "Berlusconi es un amigo y nosotros no traicionamos. No será rehén de la Liga Norte", ha asegurado Bossi en declaraciones para la televisión.

Berlusconi, que rompió con los moderados democristianos de UDC de Pier Ferdinando Casini, prometió recortes de impuestos y un relanzamiento económico para enderezar la economía italiana. Al contrario de otras ocasiones, anunció "medidas impopulares" y "sacrificios" para reactivar la economía, deprimida por la falta de crecimiento, los salarios bajos y el alto coste de la vida.


La izquierda sale del Parlamento

Los más afectados por la derrota han sido los partidos de la izquierda radical, comunistas y verdes, que bajo la bandera Izquierda Arco-Iris alcanzan sólo el 3,5% de los votos en el Senado, contra cerca del 11,5% que lograron separadamente en el 2006. Según la ley electoral italiana, para acceder al hemiciclo los partidos que acudan en solitario tienen que lograr un mínimo del cuatro por ciento de los votos. De ahí que la izquierda, por primera vez en la historia del Parlamento italiano, quede fuera.

Nada más conocerse las primeras estimaciones de los resultados, el cabeza de la lista Izquierda-Arco Iris, Fausto Bertinotti, ha anunciado que abandona el liderazgo de esta coalición . "Es una derrota neta, de proporciones imprevistas", ha afirmado Bertinotti, de 68 años, tras conocer las proyecciones de las votaciones.

"El electorado quedó decepcionado por su actitud durante el gobierno de centro izquierda", comenta el politólogo Marco Tarchi. Los escándalos por los privilegios de la llamada "casta" política y la incapacidad de resolver el problema de las basuras que sumergen Nápoles han contribuido probablemente a la derrota de la izquierda.

En cuanto a la participación, ha sido ligeramente más baja que en las anteriores elecciones, pero siempre por encima del 80 por ciento. Un 80,4 % de los electores había votado al cierre de las urnas, frente al 83,98 por ciento que lo hizo en abril de 2006, lo que supone tres puntos de diferencia, según datos facilitados por el Ministerio del Interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios