El certificado de defunción de la Unión Soviética cumple dos décadas

  • El acuerdo de Bielovezhskaya Puscha fue firmado como única alternativa para evitar la guerra civil

El acuerdo de Bielovezhskaya Puscha, en el que los entonces dirigentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia certificaron la defunción de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), cumplió ayer 20 años.

"La URSS era mi patria, pero no teníamos otra alternativa que firmar su final. De lo contrario, podría haber estallado una guerra civil", afirmó ayer Stanislav Shushkevich, ex presidente del Parlamento bielorruso y uno de los firmantes del histórico acuerdo. Shushkevich, de 76 años, recordó que varias de las repúblicas soviéticas contaban con ingentes arsenales nucleares, por lo que era urgente estabilizar la situación desde el punto de vista jurídico.

"No fue una conspiración. De hecho, no teníamos pensado firmar un acuerdo. Simplemente, debíamos constatar en un documento quiénes éramos y cuál era la situación de la URSS en ese momento. Había que ser valientes", dijo.

El actual opositor bielorruso recordó que fue el viceprimer ministro ruso, Guennadi Burbulis, quien propuso la víspera la frase que ha pasado a la historia en Bielovezhskaya Puscha, un vedado natural bielorruso en que solían cazar los dirigentes soviéticos.

"La URSS ha dejado de existir como sujeto de derecho internacional", rememoró Shushkevich, que reconoció que su objetivo era "una Bielorrusia independiente".

El bielorruso señaló que nunca llegó a consultar con el entonces presidente soviético, Mijail Gorbachov, que intentó conservar la mancomunidad eurasiática por todos los medios, incluido con la creación de una Unión de Estados Soberanos. "Gorbachov era primero comunista y sólo después un demócrata", aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios