La fallida entrega de los rehenes enfrenta otra vez a Chávez y Uribe

  • El presidente venezolano acusa a su homólogo de "dinamitar" el proceso y el colombiano asegura que las FARC "ya no tienen al niño Emmanuel en su poder"

Comentarios 0

El enorme despliegue para recoger en Colombia a tres rehenes que las FARC ofreció liberar terminó en decepción el 31 de diciembre, tras el anuncio de la guerrilla de que no podía entregarlos por las condiciones de seguridad y la decisión de los garantes internacionales de suspender su misión.

Tras leer un comunicado en el que las FARC anunciaron que las condiciones de seguridad impedían la entrega de los secuestrados, el presidente venezolano Hugo Chávez insistió en que tratará de buscarlos "por otras vías".

El mandatario reveló que recibió un comunicado de las FARC en el que el que explicaron las causas para postergar la entrega. "Señor presidente: los intensos operativos militares desplegados en la zona nos impiden por ahora entregar a usted a Clara Rojas, Emmanuel, y a la ex representante González de Perdomo como era nuestro deseo", aseguraron las FARC en una carta hecha pública por el propio Chávez.

"Insistir en ello en estas condiciones sería poner en grave riesgo la vida de las personas a liberar, del resto de prisioneros de guerra y de los mismos guerrilleros designados para cumplir esta misión", agregaba la carta.

"La operación no ha fallado, sigue en marcha, para mí no se ha detenido", aseguró Chávez, quien en la última noche del año recibió en el palacio presidencial de Miraflores a los familiares de Clara Rojas y su hijo Emmanuel, nacido en cautiverio, y de Consuelo González. "Seguiremos esperando, no hemos clausurado la posibilidad de que nos lleguen las coordenadas, tenemos un canal de comunicación (con las FARC). Nuestros helicópteros están allá y estarán allá, a menos que Colombia les quite el permiso", insistió el mandatario venezolano.

Las FARC anunciaron el 18 de diciembre que liberarían a Rojas, ex candidata a la vicepresidencia de Colombia de 44 años, a su hijo nacido en cautiverio, y a la ex legisladora colombiana Consuelo González (57 años), y los entregarían a Chávez en gesto de "desagravio" al mandatario venezolano.

El anuncio, calificado por Chávez como un excelente "regalo de Navidad" generó gran expectativa. Francia, Suiza, Argentina, Brasil, Bolivia, Cuba y Ecuador nombraron delegados para que sirviesen de garantes a la operación. La Cruz Roja Internacional aseguró la logística de la misión humanitaria.

Los familiares de los secuestrados viajaron el jueves a Caracas para esperarlos, y al día siguiente los garantes, con el ex presidente argentino Néstor Kirchner a la cabeza, partieron junto a la senadora colombiana Piedad Córdoba y al cineasta estadounidense Oliver Stone hacia Villavicencio.

Pero las FARC no dio las coordenadas. Chávez acusó a Uribe de "mentiroso" y de "dinamitar" el proceso por los operativos militares en la zona. El presidente colombiano apuntó con el dedo a la guerrilla y sostuvo que la entrega no se realizó porque ya no tiene al pequeño Emmanuel en su poder.

Según Uribe, Emmanuel estaría en un albergue en Bogotá, muy enfermo, y pidió a Chávez que la abuela, Clara González de Rojas, en Caracas, facilite una prueba de ADN para demostrarlo.

Ante ese escenario, los garantes internacionales reunidos en Villavicencio decidieron interrumpir su gestión. En Bogotá, la representante del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Barbara Hintermann, adelantó que esa entidad mantendrá su presencia en Villavicencio, con la esperanza de que aún sea posible establecer un contacto para recuperar a los rehenes.

"No tenemos un plazo. Es la decisión del CICR de mantener la presencia en Villavicencio porque nosotros trabajamos para las víctimas del conflicto", dijo.

7

más noticias de MUNDO Ir a la sección Mundo »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios