El informe sobre la guerra del Líbano elude culpar a Olmert

  • La comisión cree que Israel cometió "graves fallos" pero considera que el primer ministro israelí actuó por el bien "de los intereses" de su país y de forma "sincera"

Comentarios 0

La comisión que investigó la actuación del Gobierno de Israel en la guerra del Líbano, hizo pública ayer sus conclusiones en las que no responsabiliza directamente al primer ministro israelí, Ehud Olmert, del pobre resultado militar que tuvo el conflicto.

La guerra del Líbano de 2006 fue "un gran fracaso" para Israel y se cometieron "graves fallos" al más alto nivel político y militar aunque Olmert actuó por el bien del país, concluyó ayer el informe presentado por el juez jubilado, Eliahou Winograd, quien presidió la comisión de investigación, durante una conferencia de prensa en Jerusalén.

El informe supuso un balón de oxígeno para Olmert que, según creían sus detractores, debía salir mal parado de este trance.

La comisión, cuyas conclusiones eran muy esperadas, estimó que Olmert y su ministro de Defensa de entonces Amir Peretz actuaron de forma "sincera" por el bien "de los intereses de Israel".

Aunque arremete contra las altas instancias políticas y militares, la comisión "evitó hacer asumir responsabilidades personales pero eso no significa que no las haya", recalcó el juez Winograd.

"La crítica que se desprende del informe es más moderada que la del precedente informe", se congratuló un responsable del entorno de Olmert, ya que la responsabilidad del primer ministro israelí en los errores cometidos durante esa guerra figuraba en un texto preliminar publicado en 2007. "Estamos satisfechos", aseguró.

"Entrar en guerra sin una estrategia de salida era un fallo grave" y "la forma en que se dirigió reveló errores a nivel político y operacional, y en particular en el seno de las fuerzas terrestres", especifica el informe.

"El Ejército fracasó en la forma en que dirigió la guerra" y no dio un resultado "susceptible de ser explotado a nivel político", estimó la comisión, según la cual no se logró frenar los ataques de Hezbolá contra el norte de Israel.

En Beirut, Hezbolá reaccionó afirmando que el informe confirma lo que venía diciendo desde hace tiempo: "Israel fracasó por completo en el alcance de sus objetivos y el ejército israelí sufrió una derrota frente a Hezbolá".

Amir Peretz y el jefe del Estado Mayor de entonces, general Dan Halutz, así como el comandante del frente norte, general Oudi Adam, y dos comandantes de división se vieron obligados a dimitir tras la guerra del Líbano.

La comisión Winograd fue creada por el gobierno ante la presión de la opinión pública.

La contienda bélica no logró desbaratar el aparato militar de Hezbolá, ni detener los disparos de cohetes, ni desembocó en la liberación de los dos soldados capturados, un secuestro que había desatado la ofensiva israelí.

En Líbano el conflicto dejó más de 1.200 muertos, en su mayoría civiles. Además murieron 160 israelíes, casi todos militares

más noticias de MUNDO Ir a la sección Mundo »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios