Las tropas internacionales buscan a 900 presos liberados tras un ataque talibán

  • La Policía y el Ejército afganos cooperan en la operación lanzada para arrestar a los fugitivos

Las tropas internacionales y afganas buscaban ayer a los casi 900 prisioneros que fueron liberados la noche del viernes por un grupo de insurgentes talibanes en un asalto a una cárcel del conflictivo sur de Afganistán.

La Policía afgana y los soldados llevaron a cabo redadas por toda la ciudad de Kandahar y las autoridades ordenaron que los lugareños no salieran de sus casas. Según una fuente oficial, al menos 20 de los fugitivos han sido detenidos por la Policía afgana.

Unos 80 insurgentes asaltaron la noche del viernes la cárcel principal de Kandahar, uno de los bastiones de los talibanes. Los rebeldes hicieron chocar un camión-bomba contra la entrada principal y penetraron en el complejo para liberar a los presos, explicó a Efe el viceministro afgano de Justicia, Mohamed Qasim Hashimzai. "Había unos mil prisioneros en esa cárcel. La mayoría ha escapado", señaló.

Además, durante el asalto se iniciaron tiroteos que acabaron con la vida de nueve policías, siete prisioneros y un civil, según el jefe del consejo provincial de Kandahar, Ahmad Wali Karzai.

Una fuente policial cifró en 890 los prisioneros que escaparon, entre ellos 350 insurgentes.

Las tropas internacionales y afganas han lanzado una operación en la zona para arrestar a los fugitivos, mientras que las autoridades han declarado el estado de excepción en Kandahar.

Tanto Kandahar como la vecina provincia de Helmand son dos regiones donde la insurgencia talibán se ha hecho fuerte y la primera constituye uno de los principales puntos de la ruta del opio, fundamental para la financiación de las actividades de los insurgentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios