Los islamistas lideran los resultados de la primera fase electoral en Egipto

  • La organización política de los Hermanos Musulmanes asegura estar en primer lugar según el recuento preliminar y exige que el partido que logre la mayoría forme Gobierno

Los islamistas parecen dirigirse hacia una victoria en la primera fase de las elecciones legislativas que marcan el comienzo de la transición democrática tras la era Mubarak, saludadas como un éxito pese al contexto político tenso.

Los Hermanos Musulmanes anunciaron que su organización política, el Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ) quedó en primer lugar, según los resultados preliminares de la primera vuelta de las elecciones, que se realizan durante cuatro meses. Cada fase de los comicios se realiza en dos vueltas en un tercio de las 27 provincias del país. El lunes y el martes tuvo lugar la primera vuelta en nueve provincias, incluyendo las mayores ciudades del país, El Cairo y Alejandría.

La última fase terminará el 11 de enero y será seguida por las elecciones para la Shura (Cámara Alta consultiva) que se extenderán hasta el 11 de marzo.

"Los primeros resultados obtenidos desde el inicio del recuento muestran que las listas del PLJ está en primer lugar, seguido por el partido Al Nur (salafista) y el Bloque Egipcio (coalición liberal)", indicó el PLJ en un comunicado, que afirmó que obtuvo los mejores resultados en Fayyum (a 130 kilómetros de El Cairo), la provincia del Mar Rojo (sur), El Cairo y Asiut (sur).

La prensa egipcia titulaba ayer sobre una victoria de los islamistas, según "las primeras indicaciones" de los centros de recuento. "Los islamistas y los liberales en cabeza, retroceso de los partidos antiguos", tituló el diario gubernamental Al Ahram. "Las primeras indicaciones muestras que el PLJ tendría el 47% de los votos, mientras el Bloque Egipcio obtendría 22%", escribió el diario Al Churuq (independiente).

Los Hermanos Musulmanes exigen que el partido que obtenga la mayoría parlamentaria sea encargado de formar el próximo Gobierno del país, que sigue siendo dirigido por el Ejército después de la caída del presidente Hosni Mubarak.

"La mayoría parlamentaria formará Gobierno y será un Gobierno de coalición", declaró ayer el presidente del PLJ, Mohamed Mursi, en la web de su partido.

Reprimido durante el Gobierno de Mubarak, los Hermanos Musulmanes reivindican abiertamente un "Estado islámico" y su influencia creciente preocupa a los laicos y coptos (cristianos de Egipto).

La primera vuelta de la primera fase de las legislativas egipcias, saludada como un "test de la democracia" exitoso, terminó el martes sin problemas, pese a que la campaña electoral fue eclipsada por el movimiento de protestas contra el poder militar y por actos de violencia que causaron 42 muertos y más de 3.000 heridos.

EEUU se congratuló por estas elecciones, citando las impresiones "positivas" de los observadores norteamericanos. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon "felicitó al pueblo egipcio" por su "determinación para realizar exitosamente un cambio político".

No obstante, la prensa dio cuenta de tentativas de intimidación por parte de los islamistas. El diario gubernamental Al Ajbar afirmó que los Hermanos Musulmanes y los salafistas trataron de "influenciar a los electores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios