Los jerezanos emigrantes sufren la incertidumbre

  • Su suerte laboral queda en el aire tras el resultado, y se sienten rechazados por la mitad del país

Entre los jerezanos que residen en el Reino Unido prima desde ayer el desconcierto sobre la decisión. Para ellos también ha sido una sorpresa. En la empresa londinense en la que trabaja Víctor Ventisca se reúnen varios empleados de diversos lugares de la Unión Europea. "Ha venido nuestro jefe a tranquilizarnos, porque sabía que sufriríamos la incertidumbre de nuestro futuro. Nos ha dicho que no nos preocupemos, porque por lo pronto quedan dos años hasta que se produzca la desconexión y que está contento con nuestra labor". Sobre el bombazo que supuso ayer en el país, Ventisca señala que "desde primera hora de la mañana se agotaron los ejemplares gratuitos de periódico. Ha sido una decisión muy precipitada, en Londres ha sorprendido porque ha sido en el resto del país, en la Inglaterra profunda, donde han votado por el no". Ya ha sufrido, incluso, algún contratiempo. "Las casas de cambio suspendieron su actividad el día antes y el día del referéndum, y el banco con el que trabajamos en la empresa nos dice que tardarán unos días más en efectuar las operaciones, están sobrepasados".

Daniel Osuna lleva tres años trabajando en un municipio al norte de la capital. "El debate ha estado enfocado a la inmigración. Da pena pensar que más de la mitad del país quiere que te vayas. No sé lo que vamos a hacer, si necesitaremos un permiso especial de trabajo o si lo mejor será pedir la nacionalidad. En mi entorno, que es gente joven, están sorprendidos porque querían mantenerse en Europa".

Ana Oliver, otra joven jerezana, estuvo unos meses de 'au pair' en Reino Unido y tiene un vuelo programado al país el 26 de julio con la intención de encontrar un empleo. "Estuve hasta las cinco de la mañana pendiente de los resultados. Creo que España firmará con ellos un tratado para regularizar la situación porque son muchos los británicos que viven aquí y también muchos emigrantes allí. Creo que los ingleses tienen cierto sentimiento de superioridad, y el discurso xenófobo ha calado. Voy a ir allí a probar, pero tengo miedo de que me resulte mucho más difícil encontrar un trabajo ahora. ¿Ahora qué va a pasar? Nadie lo sabe", lamenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios