Un líder que habla español

  • Nick Clegg, un joven de 40 años que defiende los derechos de los indígenas, es el nuevo jefe del Partido Liberal Demócrata, la tercera fuerza política británica

Nick Clegg, un joven que habla español y ha defendido los derechos de los indígenas, se convierte ahora en líder del Partido Liberal Demócrata del Reino Unido con una carta de presentación muy internacional.

Este político de 40 años, casado con la abogada española Miriam González Durántez y jefe ahora de la tercera fuerza política británica, fue miembro del Parlamento Europeo desde 1999 hasta 2004 ejerciendo como portavoz de Industria y Comercio de la Alianza de Liberales Demócratas Europeos.

En todo ese tiempo, Clegg, licenciado en Antropología y Arqueología por la Universidad de Cambridge, pudo poner en práctica el francés, el alemán y el español, idiomas que domina junto al inglés y el holandés, sus lenguas maternas.

Su padre, Nicholas, de ascendencia rusa, fue banquero, y su madre, Hermance van den Wall Bake, holandesa e inspiración para sus ideas liberales, fue prisionera del Ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial en Yakarta.

"Me hice liberal no en una biblioteca, sino sentado en la mesa en casa, en el coche, en el parque, en las conversaciones con mi madre", ha confesado Clegg, quien es el tercero de cuatro hermanos, y hasta hoy, era el portavoz de Interior de su partido.

Nacido en 1967 en el condado de Buckinghamshire, cercano a Londres en el sureste inglés, este político se educó en la escuela de Westminster de la capital británica y estudió, además, en las universidades de Minnesota (EEUU) y de Brujas (Bélgica).

Durante sus años de universitario en Cambridge, Clegg, a quien muchos comparan con el líder tory, David Cameron, por su telegenia, participó junto a la organización no gubernamental Survival International, con sede en Londres, en campañas a favor de la protección de los derechos de los pueblos indígenas.

Tras abandonar su escaño en el Europarlamento, este inglés, al que el diario británico The Guardian ha calificado de "inteligente, políglota y ambicioso", fue elegido diputado del Parlamento británico en 2005 por la circunscripción de Sheffield Hallam (al norte de Inglaterra).

Acto seguido se convirtió en portavoz para Europa de un partido que entonces lideraba Charles Kennedy, cargo que ocupó hasta 2006, cuando fue designado portavoz de Interior del Partido Liberal Demócrata, ya con Menzies Campbell, su ahora antecesor, a la cabeza.

A Clegg se le reconoce un gran poder comunicativo, que sus compañeros esperan sirva para que el mensaje del partido -con 63 escaños en la Cámara de los Comunes-, consiga calar en unos británicos que ven ahora cómo este político se convierte en el tercer jefe liberal demócrata de los últimos dos años.

Situado en el ala económico-liberal del partido, en su página web se presenta como un defensor de los derechos civiles que apuesta por un "proyecto de libertades que revoque la legislación no liberal e innecesaria", con un proyecto de reforma de las prisiones e impulsor de la política de inmigración liberal.

Lo personal es un aspecto determinante en la vida de Clegg: dejó Bruselas, en gran medida, por el bien de la familia que forma junto a sus dos hijos y su esposa, hija de José Antonio González Caviedes, que fue senador del Partido Popular en España.

Con un margen más estrecho de lo que vaticinaron las encuestas y las principales casas de apuestas británicas, Nick Clegg ha sido elegido líder de un partido que en las próximas elecciones generales, previstas para los años 2009 o 2010, luchará por dejar de ser el eterno tercero en cuestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios