Cuatro niños y su madre mueren en una ofensiva militar israelí en Gaza

  • La portavoz del Ejército judío asegura que las víctimas fallecieron por la deflagración de los explosivos que portaban los milicianos, blancos del ataque · El operativo pone en peligro una posible tregua

Siete palestinos, entre ellos cuatro niños y su madre, murieron ayer en la última ofensiva del Ejército israelí en el norte de Gaza que dejó más de una decena de heridos, en una nueva matanza que amenaza las conversaciones para alcanzar una tregua.

Las muertes, que se produjeron en la localidad de Beit Hanun, han hecho aumentar la incertidumbre sobre los actuales esfuerzos para concertar un alto el fuego entre Israel y las milicias palestinas con la mediación de Egipto.

El jefe del servicio de emergencias del Ministerio de Sanidad en Gaza, Moawiya Hasanin, reveló que los menores tenían edades comprendidas entre uno y siete años, y que fallecieron junto a su madre al impactar en su casa un proyectil de un tanque israelí. Los otros dos muertos eran militantes de grupos armados, mientras que entre los heridos se cuentan seis civiles, tres en situación crítica.

El funcionario agregó que en otro ataque posterior de la aviación israelí cerca de Beit Lahia, también en el norte de Gaza, resultaron heridos cuatro milicianos, dos de ellos muy graves.

La portavoz del Ejército israelí, el comandante Avital Leibowitz, aseguró que "la conclusión principal (de la investigación) es que la muerte de la familia fue causada por una explosión que se produjo tras un ataque de la aviación" israelí y aclaró que, según la información e imágenes en poder del Ejército, la potente deflagración que siguió al ataque indica que los milicianos blancos del mismo portaban "una gran cantidad de explosivos y se encontraban muy cerca de la casa que finalmente colapsó" y en la que fallecieron la madre y sus hijos.

La portavoz manifestó que el "trágico resultado" pone de relieve que las facciones armadas "constantemente operan cerca de las casas de civiles, un indicador de que no discriminan entre objetivos hebreos o palestinos".

Según residentes en la zona, tras una incursión iniciada por la mañana, tanques israelíes dispararon en varias ocasiones contra barrios septentrionales de Beit Hanun, apoyados por vehículos blindados y helicópteros.

El brazo armado de Hamas, las Brigadas de Ezedin al Qasam, aseguró en un comunicado que sus milicianos se enfrentaron a las fuerzas israelíes en la zona y asumieron, junto a la Yihad Islámica, la autoría del lanzamiento de varios cohetes contra localidades israelíes próximas a la Franja.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) manifestó en un comunicado que la ofensiva militar israelí en Gaza "podría dañar los esfuerzos para acordar un alto el fuego entre Israel y los palestinos". "Estas agresiones no sirven a los esfuerzos para lograr la calma y obstruyen el proceso de paz", aseveró su presidente, Mahmud Abbas.

El repunte de la violencia se produce en medio de las conversaciones que mantienen Israel y Hamas con la mediación del Gobierno egipcio para alcanzar un alto el fuego en Gaza a cambio del levantamiento del bloqueo israelí. Representantes de varias milicias palestinas viajaron ayer a El Cairo para analizar si se avienen a esta propuesta.

Por su parte, el líder de Hamas en Gaza, Ismail Haniya, afirmó que la "actual escalada militar de Israel contra la Franja prueba que los israelíes no están interesados en alcanzar un alto el fuego".

Sin referirse en detalle a Beit Hanun, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, responsabilizó a Hamas, que controla la Franja desde junio, de "lo que sucede dentro de Gaza". Barak agregó que el movimiento islamista, "que opera desde zonas pobladas y guarda explosivos en áreas civiles, también es responsable de que se produzcan víctimas civiles en este tipo de operaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios