El primer ministro irlandés dimite ante las acusaciones de corrupción

  • Ahern renunciará a su cargo el próximo 6 de mayo después de 11 años de Gobierno en los que logró la prosperidad económica y la paz en Irlanda del Norte

Acosado por supuestos casos de corrupción, el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, anunció ayer que dimitirá el próximo 6 de mayo, tras 11 años al frente de un Gobierno que gestionó un periodo de prosperidad económica y selló la paz en Irlanda del Norte.

Hay pocos políticos que hayan recibido más palmadas en el hombro que Bertie Ahern. Sus compatriotas hablan del primer ministro de Irlanda, amante del fútbol y de la Guiness, llamándolo simplemente Bertie en lugar de Mr. Ahern. Pero el incombustible primer ministro no ha resistido a las acusaciones de corrupción y anunció ayer su próxima salida del Gobierno.

Ahern encabeza el Gobierno irlandés desde 1997. En una declaración leída ante el Parlamento en Dublín aseguró que no ha incurrido en ninguna falta y que siempre puso "los intereses del pueblo irlandés y de su partido Fianna Fail" por delante de los suyos.

"El pueblo irlandés es decente por naturaleza, y yo tuve el privilegio de servirle y recibir su gran apoyo", señaló. Sin embargo, tras casi 11 años en el poder, la popularidad de Ahern se había visto muy afectada por las acusaciones sobre sus finanzas privadas.

Entre bastidores, según se comenta en Dublín, los líderes del conservador partido gobernante Fianna Fail dejaron claro a Ahern que, pese a todos sus éxitos, se había convertido en un escollo para sus propias filas.

Con sólo 56 años es uno de los jefes de Gobierno europeos que más tiempo ha permanecido en el poder y bajo su mandato la isla vivió un auténtico florecimiento económico.

Interventor de formación, cuando en 1997 fue nombrado primer ministro logró atraer a Irlanda a los grandes grupos empresariales extranjeros con impuestos bajos, lo que se tradujo en crecimiento y bienestar.

Además, los irlandeses también se beneficiaron de la amistad de Ahern con el ex primer ministro británico, Tony Blair: ambos jefes de Gobierno acercaron la paz a la conflictiva provincia británica de Irlanda del Norte. El 10 de abril se cumplen diez años del Acuerdo de Viernes Santo, con el que se sentaron las bases para la actual administración conjunta de católicos y protestantes.

Sin embargo, el milagro económico irlandés se desinfló últimamente y los problemas como la enorme subida de precios en casi todas las regiones despertaron las dudas sobre la capacidad de gestión de Bertie.

Según la Justicia, desde 1994 recibió más de 100.000 euros de amigos, promotores inmobiliarios y otros empresarios, entre ellos una donación calificada como "regalo político para uso personal".

Ahern reconoció ayer que "algunas personas" encuentran "raros ciertos aspectos" de sus finanzas. Entre ellos, que presuntamente por falta de una cuenta bancaria reciba las donaciones en efectivo. Eso sucedió en la época en que el primer ministro, que se declara católico, se separó de la que fue su esposa, Miriam Kelly.

100.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios